Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

Negociación con el FMI: Alberto Fernández se niega a cumplir un pedido y se paralizan las negociaciones

Tras la negativa por la suba de tarifas del 60 por ciento se empantana el acuerdo.

<


El staff del Fondo Monetario Internacional (FMI) exige al Gobierno un ajuste de las tarifas eléctricas del 60 por ciento para este año. Alberto Fernández rechazó esta exigencia y reiteró que sólo autorizará un aumento promedio del 20 por ciento y la segmentación entre los usuarios de mayor capacidad económica. La profunda discrepancia entre el FMI y el Presidente empantanó el acuerdo que permitiría evitar un posible default hacia fines de marzo.

La propuesta presentada por Martín Guzmán establece que el déficit fiscal en 2022 será de 2.5 del Producto Bruto Interno (PIB). El staff del FMI convalidó ese porcentaje de déficit, pero no cree en la forma de reducción del gasto que articulará el ministro de Economía para cumplir con el primer tramo del sendero fiscal.

En este contexto, Julie Kozack y Luis Cubeddu, los negociadores del Fondo, solicitaron que las tarifas eléctricas de 2022 aumenten en un 60 por ciento, informó el periodista Marcelo Bonelli en su cuenta de Twitter. De esta manera, los subsidios bajarían un número similar y el déficit de 2022 quedaría en 2.5 del PBI.

Sin tarifas sociales

Alberto Fernández no esta de acuerdo con ese fuerte ajuste de la economía y tampoco tiene margen político para satisfacer esas exigencias del Fondo Monetario Internacional. Cristina Fernández de Kirchner y Máximo Kirchner no comparten la negociación que emprende Guzmán por orden directa del Presidente, y aguardan un traspié del ministro para forzar su caída y ocupar su lugar con un cuadro propio.

A su vez, el jefe de Estado necesita el acuerdo para evitar el default en marzo y esquivar un probable cambio de gabinete si fracasa la negociación con el FMI. Alberto Fernández respalda y protege a Guzmán, pero también le exige que cierre cuanto antes una negociación que lleva más de dos años.

Frente al reclamo presidencial, el ministro está en serias dificultades: si Alberto Fernández insiste en su posición de rechazar el aumento de tarifas, Guzmán no podrá cerrar el Staff Agreement con el FMI. Se trata de un asunto clave del programa económico, y el Fondo no bajará la guardia.

En Washington recuerdan qué sucedió con los negociadores del FMI que cerraron el crédito Stand By con Mauricio Macri, y ningún técnico del Fondo quiere ser expulsado del paraíso de la burocracia global por cuenta y orden de la Argentina. El tiempo corre en contra de los deseos presidenciales. El Staff Agreement debería llegar a Diputados, hacia fines de febrero.