Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Congreso

POLÍTICA

Se acusó a él mismo: el reclamo de un diputado sobre el funcionamiento del Estado

A pesar de formar parte del Estado, un funcionario se quejó del mismo.





banner

En una nueva disputa de choques ideológicos, el diputado de La Libertad Avanza, Javier Milei, cuestionó una vez mas del modo en el que funciona el Estado pero esta vez fue un paso más allá del discurso que nos tiene acostumbrados. Generalmente le apunta al kirchnerismo por el mal manejo económico que han tenido a lo largo de sus gestiones o al macrismo por la elevada deuda que tomaron pero esta vez fue diferente.

El economista, quien se define como anarcocapitalista, explicó en TN que «lo que no funciona es el Estado, en general, más allá de las personas» y que «por más que el Papa Juan Pablo II o la Madre Teresa de Calcuta o los tipos más inteligentes del mundo como Einstein, a manejar el Estado lo harían mal«, un análisis bastante llamativo por dos razones. La primera es que no decidió cargar contra ningún partido y el segundo que él también forma parte del aparato estatal.

En su rol de diputado, Milei percibe un sueldo todos los meses que decide sortear entre miles de postulantes. A pesar de esto, pertenece al organismo y su función es la de representar a un sector de la sociedad. Con sus propias declaraciones, el dirigente se terminó acusando a él mismo de realizar mal su trabajo o que nadie de su partido está bien capacitado para realizarlo.

Por otra parte, también criticó el método que se utiliza para la recaudación de dinero. En su explicación, el economista pidió frenar con «los impuestos a punta de pistola» y que «la gente devolvería la plata al Estado si no estuvieran los impuestos, no tiene nada que ver» y puso como ejemplo el sistema de Salud del país, el cual es público pero así y todo hay más de medio país pagando prepagas.

A raíz de esto, Milei recomendó «bajar impuestos y que cada uno pague por lo que utiliza» para que el dinero regrese a manos del Estado. Sin embargo, esto también va en contra de sí mismo porque en más de una ocasión aseguró estar en contra del sistema en general y exigió que sea erradicado por completo del país para que cada uno se maneje en «total libertad».