Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Sergio Berni

POLÍTICA

Tras cruzarse por el narcotráfico: el historial de la tensa relación entre Aníbal Fernández y Sergio Berni

Los dirigentes que tienen que velar por la seguridad de los ciudadanos no paran de «pelearse» en las redes o en los medios.

<


Los ministros de Seguridad Aníbal Fernández (Nación) y Sergio Berni (provincia de Buenos Aires) volvieron a protagonizar en las últimas un nuevo cruce que evidencia las grandes diferencias que tienen. Lo más bochornoso de todo es que de fondo está la dramática situación que se vive en la zona oeste del conurbano con el narcotráfico y la cocaína adulterada. El historial de su tensa relación cuenta con episodios no muy lejanos en el tiempo.

El más reciente es el de este miércoles por la noche, cuando Fernández utilizó su cuenta de Twitter para publicar un meme en el que se muestra banderas de distintos países junto a la leyenda “El consumo de drogas mata” en referencias a políticas estatales. Sobre el final de esa imagen, aparece la bandera argentina junto a una frase distinta: “El que compró droga en las últimas 24 horas que la descarte”, en referencia a lo manifestado por Berni tras la aparición de la droga “envenenada”.

La respuesta del funcionario bonaerense no tardó en llegar pero no fue en las redes, sino durante una entrevista que estaba brindando en TN. “Si el ministro tiene alguna propuesta mejor, que lo haga, o capaz que es una sensación nada más”, sostuvo Berni irónicamente, aludiendo a la histórica frase de Fernández con la que buscó quitarle relevancia a la inseguridad en el país.

Diferencias por las Taser

Luego de que Fernández asumiera a Seguridad nacional en septiembre último, éste mantuvo una reunión con Berni y tras la misma, fue consultado respecto a las ya conocidas diferencias en torno a las pistolas Taser para las fuerzas de seguridad. El funcionario de la Nación sostuvo el día de su jura que “la Argentina no está preparada para eso ni de casualidad”, mientras que Berni ya admitió públicamente que él avalaría su reglamentación.

El conflicto mapuche y la no intervención del Gobierno

A mediados de octubre de 2021, en pleno conflicto mapuche en la Patagonia, Berni salió al cruce de su par Fernández al afirmar que “no” tiene dudas que “el Estado tiene que mandar tropas” al sur del país, al tiempo que habló de “terrorismo”. De esta manera, no solo desdijo al ministro de Seguridad, sino al propio presidente Alberto Fernández. En este marco, el funcionario bonaerense salió a chicanear a Aníbal, esta vez sí a través de las redes sociales.

El ministro nacional dijo en una entrevista televisiva que ni él ni el Presidente necesitan “ser aprobados” por Berni, al aludir a las citadas declaraciones sobre el conflicto mapuche y que además fue “irresponsable” mencionar lo de “terrorismo”. Como respuesta, el bonaerense salió con los tapones de punta: “Como de costumbre, siempre tiene razón querido compañero @FernandezAnibal. Ni usted ni el presidente necesitan de mi aprobación. No es mi intención contradecir tan brillante acto de soberbia”.

Como si eso no hubiese sido suficiente, Berni redobló la apuesta y trajo a colación la polémica entre Fernández y Nik, por el mensaje intimidatorio del ministro al caricaturista a través de la red social del pajarito. “Lamento informarle lo obvio, sería necesario contar con la aprobación y el consenso de la sociedad en su conjunto. Si mis matemáticas no me fallan el 12 de septiembre hubo 16.323.291 argentinos que no aprobaron nuestra gestión. Fui claro? O le hago un dibujito?”, sentenció el funcionario provincial, siendo la última pregunta una cita socarrona a su par.

Más allá de las diferencias y los idas y vueltas entre los funcionarios que se encargan de la (in)seguridad de la Nación y de la provincia de Buenos Aires, ambos aseguran ser “amigos” y estar “calificados” para sus respectivas responsabilidades. De todas formas, con actitudes o reacciones como las que ponen en la mesa, dejan entrever si realmente mantienen una cercanía apta para poder trabajar coordinadamente.