Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Kirchnerismo

POLÍTICA

Tras la polémica judicial y con productos fabricados por presos: oficializaron la vuelta del Plan Qunita

El Ministerio de Salud brindó detalles sobre la iniciativa que involucra al Servicio Penitenciario Federal.





banner

Enfrascado dentro de otra iniciativa, el Gobierno nacional confirmó el lanzamiento de una reversión del Plan Qunita impulsado por el kirchnerismo en 2015 y que propulsó una investigación judicial por irregularidades en la que, finalmente, quedaron sobreseídos todos los exfuncionarios acusados. La confirmación de la iniciativa llegó este martes cuando el Ministerio de Salud informó la compra de 14 mil cuna-moisés que serán fabricados por presos del Servicio Penitenciario Federal.

A través de la resolución 175/22, la cartera que conduce Carla Vizzotti adjudicó la creación de estos artículos para bebés al Ente de Cooperación Técnica y Financiera del Servicio Penitenciario (Encope). Esta unidad estatal es la encargada de promover el trabajo de los “talleres de labortearapia para los internos” alojados en unidades del Servicio Penitenciario Federal. Para este trabajo, Salud destinará 277.200.000 de pesos.

De acuerdo al argumento presentado por Nación en el documento oficial, los cunas-moisés y demás accesorios son necesarios para “reducir las muertes infantiles domiciliarias y contribuir tanto a la salud física y mental, así como también al pleno desarrollo del lactante”. Todo este objetivo se impulsa en el marco de la Estrategia Nacional de Sueño Seguro del Lactante en virtud del “Plan 1000 días”.

De este modo, se confirmó que el reparto de accesorios para niños no se hará a través de un Plan Qunita 2 sino como parte del plan de los 1000 días. Esta iniciativa, aprobada en diciembre del 2020 junto a la ley de interrupción legal del embarazo, ofrece acompañamiento y asistencia durante el embarazo y los primeros tres años de vida de niños y niñas. 

Además de las cunas-moisés, el resto de los productos también serán producidos por internos según indica el acuerdo entre los ministerios de Salud y Justicia. Desde las carteras confirmaron que los colchones, sábanas, frazadas y ropa para bebe y mamá se producirán en los talleres textiles del Complejo Penitenciario de Ezeiza.

“Esta iniciativa permite, por un lado, que los internos participen en la reactivación del Plan Qunita, que el gobierno anterior y la Justicia desmantelaron. Pero además, aprenderán un oficio, generando más reinserción laboral y reduciendo la reincidencia. Es decir, estamos dando trabajo y, sobre todo, seguridad”, dijo meses atrás el ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria.

La caída de la Causa Qunita y el relanzamiento en Provincia

El 16 de julio del 2021, el Tribunal Oral Federal 1 sobreseyó a todos los procesados en la causa del «Plan Qunita» por inexistencia de delito.Entre los procesados estaban el actual ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, el exministro de Salud bonaerense y actual diputado nacional, Daniel Gollan, y el actual titular de la cartera sanitaria de la Provincia, Nicolás Kreplak.

El plan había sido lanzado en la previa de la campaña presidencial de 2015 por el Frente para la Victoria, pero fue derogado en 2016 por el gobierno de Cambiemos luego de ganar las elecciones y advertir “la peligrosidad de algunos de sus elementos” e irregularidades en la adjudicación. Sin embargo, cinco años después la fiscal federal Gabriela Baigún sobreseyó a los exfuncionarios acusados por inexistencia del delito. 

Tras este fallo, la Provincia de Buenos Aires decidió en agosto del año pasado relanzar el Plan Qunita en el marco del programa Sumar. Esta iniciativa brinda elementos para las mujeres que están  transitando un embarazo desde las 12 semanas o más y cumplan los siguientes requisitos: residir en la provincia de Buenos Aires, realizar todos los controles médicos necesarios, y ser titular de la Asignación por Embarazo (AUE).