Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Alfredo Leuco

ESPECTÁCULO

Alfredo Leuco habló de dos figuras dentro del oficialismo: «Enemigos íntimos»

El comunicador realizó un informe detallado del asunto que despertó el interés de los medios.

Alfredo Leuco expuso su perspectiva sobre la agenda política a nivel local y habló de referentes muy importante dentro del oficialismo. En su editorial más reciente por Radio Mitre, el comunicador repasó los últimos movimientos de la vicepresidenta y también comentó la presunta tensión que existe entre la mandataria y el presidente Alberto Fernández.

Para empezar, el conductor arengó: «Cristina y Alberto siempre fueron enemigos íntimos. Nunca los unió el amor. El espanto que tenía ella ante a la posibilidad de ir presa, produjo ese matrimonio por conveniencia. Ese pacto espurio era de cumplimiento imposible. Porque Alberto no le pudo conseguir la impunidad tan deseada».

«Como Alberto no cumple su parte del pacto, me pregunto: ¿Ella le puede sacar el sillón de Rivadavia? Y la verdad es que si puede. Hace seis meses, bajo el título, ‘El golpe palaciego de Cristina’, escribí lo siguiente: Lo vengo anunciando una y otra vez. Cristina, en su locura autoritaria y resentimiento, optó por tirar del mantel de la democracia e intentar un golpe palaciego contra su títere, Alberto Fernández que es el presidente de la Nación», añadió.

Por otro lado, señaló: «Tengo varias columnas donde anuncio que en algún momento Cristina sería capaz de tirar del mantel de la democracia. No porque sea adivino ni un genio de las ciencias sociales. Siempre lo dije porque los Kirchner ya hicieron este tipo de perversidad anti democrática. Hay dos causas que avanzan sin prisa pero sin pausa y que están repletas de pruebas documentales y testimonios de arrepentidos que certifican su culpabilidad en la cleptocracia que lideró: los cuadernos de las Coimas K y la causa de Vialidad».

«La respuesta de Cristina, ante ese tsunami que se le viene encima, siempre fue desestabilizadora y destituyente. Su última operación conspirativa contra su propio gobierno es bien clara. Se opuso al acuerdo con el FMI y mandó a su tropa a actuar en consecuencia. Allí se produjo un hecho histórico. Se subordinaron a sus órdenes, su hijo Máximo que renunció a la jefatura del bloque y apenas 20 diputados de 257 y 13 senadores de un total de 72. Nunca antes tantos legisladores se rebelaron ante el mandato de Cristina. Fue una exhibición de debilidad. Siempre criticaron duramente su crueldad, pero en voz baja. Esta vez hicieron explícito el quiebre del verticalismo y la sumisión», postuló en otro segmento.

A modo de cierre, Leuco afirmó: «Ella se siente dueña de todo. Incluso de disponer de las instituciones democráticas. Veremos. Pero Cristina dejó de ser confiable incluso para sus propios fanáticos. No tiene escrúpulos ni estómago y le transmite a toda la sociedad argentina sus venenos y su interna feroz. Cristina puede empujar a Alberto al abismo institucional. Y esa es la dimensión del drama que se nos viene».