Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

Carlos Perciavalle habló en América TV sobre el robo que sufrió: «Yo soy culpable»

Después las versiones que circularon y de mucha preocupación, finalmente fue el propio protagonista el encargado de romper el silencio y contarlo todo.

<

Muchas especulaciones. Eso fue lo que se generó hace algunos meses atrás, en torno a un fuerte robo que habría sufrido uno de los artistas más reconocidos del mundo del espectáculo de nuestro país, como es el caso de Carlos Perciavalle. Ahora, fue el propio protagonista de esta historia quien habló nada más y nada menos que en “A la Tarde”, el programa que conduce Karina Mazzocco en América TV.

“Estoy regio. Camino muy bien, tengo la salud de un chico de 11 años. Vivo en mi casa, que es divina, un paraíso, que tiene bien puesto el nombre (El Paraíso). Estoy en contacto permanente con la naturaleza y muy bien acompañado, con gente que quiero mucho. Se ha creado una relación muy fuerte con los vecinos”, comenzó manifestando delante de cada uno de los integrantes del ciclo.

“Me vienen a visitar y a traer comida, a pesar de que tengo un cocinero maravilloso”, sostuvo. Cuando desde el ciclo de Karina Mazzocco le preguntaron sobre las personas que lo traicionaron, no dudó en manifestarse. “Ya no están más. Yo soy culpable, porque toda la gente que me quiere, mi familia, mis hermanas, Anabella, me decían: ‘no te convienen, vos no controlás nada’”, lanzó.

“Yo tenía unos caseros que vivían en una casa al lado de la mía, a ellos los traje de Cerro Largo con tres hijos, todos casados, una familia completa, todos vivían ahí. Cometieron abusos de todo tipo. Me robaron mucho, mucho. Que la aprovechen. Yo soy culpable porque toda la gente que me quiere me lo advirtió. Me quedó plata. Dicen que estoy comiendo nueces, comiendo raíces, pero nada de eso es cierto”, apuntó.

El recuerdo de la China Zorrilla

Además, recordó a su amiga de la mejor manera. “La China era 19 años mayor que yo, pero yo siempre la protegí y la quise como si fuera menor porque era tan ingenua, tan buena, tan talentosa, y había que tener a alguien un poco fuerte al lado, y yo soy bastante fuerte. Y ya al final de sus días me dijo: ‘¿no te querés casar conmigo?’ Cuando uno se ha reído con una persona durante tantos años, no hay buen mozo que valga. Con China nos hemos reído durante años y la sigo teniendo al lado mío. Ella está muy viva, y, mientras yo viva, estará viva”, finalizó.