Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Congreso de la Nación

POLÍTICA

¿Cuánto costará reparar los daños en Congreso tras los incidentes provocados por grupos de izquierda?

Lo que se llevó el caos mientras se debatía el acuerdo con el FMI.

<


La zona del Congreso de la Nación volvió a vivir una jornada de caos mientras Diputados llevaba adelante una sesión. Se estaba debatiendo el acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) puertas adentro. Pero afuera, una movilización de grupos de izquierda derivó en graves incidentes. Los mismos provocaron daños en las inmediaciones del Parlamento y tendrán un costo importante que deberá salir del bolsillo de los contribuyentes.

Según un informe del periodista Luis Gasulla en La Nación +, el total de las reparaciones demandarán un total de “casi $10 millones”. Esto incluye los daños en las calles y veredas de las inmediaciones del Congreso, los bancos y rejas protectoras que se encuentran en la plaza ubicada frente al edificio legislativo, y todo lo vinculado a la limpieza del lugar, como también los uniformes de los efectivos policiales que participaron del operativo, que fueron alcanzados por proyectiles y hasta bomb*s molotov.

En detalle, Gasulla enumeró: “60 barrenderos, que hay que pagar con todos los equipos para generar la limpieza correspondiente de higiene urbana, $3 millones. Los contenedores de basura, 30 fueron prendidos fuego y así se suman $4 millones más. Alumbrado: 10 reposiciones, que equivale a $2.250.000, más la limpieza”, remarcó el citado periodista.

Y completó con “la reposición de solado y césped, más la reposición de los uniformes de Policía, como el de Alfredo Gutiérrez, a quien le prendieron fuego su pierna y por suerte está ileso. $9.750.000 para comenzar”. Es de esta manera que el saldo total que deberá abonar el Estado es de “casi $10 millones”. “Y lo tenemos que pagar nosotros”, acotó el conductor del noticiero de turno, Luis Majul.

“Padecemos cada vez más cada marcha”

En este marco, La Nación + entrevistó a una empleada de un comercio gastronómico de la zona de Congreso, el cual estaba abierto y con clientes adentro al momento del caos general. De nombre Flavia, manifestó: “No está bueno. Padecemos cada vez más cada marcha. Los destrozos que hacen en el local, no es algo que suma a nuestra venta, que es menor”.

Y explicó: “De hecho, muchos locales de la zona cerraron porque, primero, la pandemia los fulminó, y las marchas hacen que no sumen las ventas porque notamos que cada vez son más agresivas. Hay que arreglar el local todo el tiempo, te rompen las veredas, te destrozan el local. Estamos cansados”, expresó la mujer, con cierta indignación en su tono de voz.

Los incidentes

Poco después de que iniciara el debate en la Cámara baja, cerca de las 15.00, manifestantes que se habían concentrado en las inmediaciones del Parlamento comenzaron a arrojar piedras y molotov contra la fachada, lo que provocó rotura de ventanas, entre ellas las del despacho de la vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner. También incendiaron neumáticos.

Ante la llegada de personal de la Policía de la Ciudad con escudos, la protesta se alejó del edificio hacia la zona de la Plaza del Congreso. Sin embargo, un grupo de manifestantes continúo arrojando piedras contra el personal policial. La tensión se mantuvo casi hasta las 17.00.

La protesta había comenzado antes del mediodía con organizaciones sociales y políticas de Izquierda que rechazan el acuerdo con el FMI. Entre los asistentes estuvieron el Polo Obrero y el MST, que se despegaron de los incidentes y acusaron a grupos aislados. Fuentes de la Policía de la Ciudad señalaron que “se pudo individualizar a los agresores y se avanzó restableciendo el orden de manera gradual”. Además, confirmaron que “se produjeron detenciones”, aunque sin precisar la cantidad.