Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Cristina Pérez

ESPECTÁCULO

El durísimo editorial de Cristina Pérez en pleno programa: «No es inocente»

Un descargo realmente tajante, con el cual dejó muy en claro lo que piensa del gobierno nacional y las supuestas rupturas dentro de él.

Firme, directa y sin pelos en la lengua. De esa manera se mostró Cristina Pérez en su programa de Radio Rivadavia, «Cristina en el medio». Siempre dispuesta a decir lo que piensa, la también compañera de Rodolfo Barili en Telefe, decidió dejar un editorial fuertísimo, donde apuntó no solo contra la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, sino también contra el presidente Alberto Fernández.

«El gran problema político de Cristina Kirchner puede sintetizarse en dos carencias: caja y descendencia. El populismo sin plata no funciona y como vimos a lo largo de dos años, es pura postergación con destrucción de recursos hasta el límite de lo soportable para mantener la repartija o el asalto a las cajas del Estado. La falta de un sucesor político viable, por su parte, frustra de antemano un proyecto de continuidad de poder o la expone a alianzas que se muestran impuras. Así, la vicepresidenta hoy no puede ofrecer dos cosas fundamentales: presente y futuro. El kirchnerismo más duro sigue determinado, en casi todos los órdenes, a ofrecer pasado», comenzó asegurando.

«El presidente de la Nación no es inocente. Aunque ahora soplen aires de cierta independencia es responsable por numerosas postergaciones, como haber pospuesto más de dos largos años un acuerdo con el FM. ‘Ah pero Cristina…’, podrían decir los albertistas resucitados, pero ya se sabe que culpar a otro es sólo una distracción, o apenas una chicana. Y la fuerte inercia del poder de Cristina no está para nada terminada. El presidente alquiló por un rato el soporte de la oposición y de los gobernadores, y una solvente fidelidad de Sergio Massa, pero debe consolidar algo de poder propio en forma urgente o la debilidad dentro de su fuerza lo empantanará una vez más. Depende de demasiada gente y Cristina no dejó de ser la jefa», apuntó.

Sin embargo esto no fue todo, ya que inmediatamente Cristina Pérez fue por más. «No es que ella no tenga problemas. Cristina no puede irse de la coalición gobernante. Sus causas judiciales la tienen presa dentro del Frente de Todos y rodeada de quienes ahora, más que nunca, considera traidores. Para Cristina todo lo que no sea alineamiento automático, es traición. Hay algo que Cristina detesta casi de la misma manera que el acuerdo, y eso, es legitimar el endeudamiento de Mauricio Macri, aunque haya sido en gran parte para pagar deuda que había dejado ella en su gobierno del que la herencia fue un déficit insoportable», arremetió.

«En el minué humillante de la votación de Diputados, como si todo esto fuera poco, quedó en escena la mediocridad política de su hijo, a quienes muchos cumplían con la farsa de tratar como el sucesor asegurado de una dinastía, pero resultó un soso volador de puentes. Nada de lo que hizo estuvo exento del comando de su madre», apuntó y fue por más. «Los dos años que siguen de mandato, en medio de penurias económicas severas, que la inflación imparable marca como nada, aparecen en el horizonte sombríos e inciertos. Los planteos de reelección del presidente buscan comprar eso que escasea, de cara a las miserias presentes: el futuro», lanzó.

«Lo mismo que desespera a Cristina. El peronismo de los gobernadores e intendentes que le sirvió de sostén en el Congreso es variable como sus propios intereses. En estas horas, a quienes vayan a los surtidores, la nafta les costará 9,5% más cara. El combustible no sólo será uno de los grandes incordios en la economía inmediata. El combustible político, también aparece escaso y, por tanto, carísimo en el surtidor», finalizó Cristina Pérez.

Cristina Pérez