Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Congreso de la Nación
Foto: NA

POLÍTICA

El «hombre mortero» validó el ataque al Congreso de la Nación mientras se debatía el acuerdo con el FMI

El polémico manifestante justificó los ataques al Congreso de la Nación.





banner

El día jueves, a partir de las 14, se dio inicio al debate sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el mismo momento que se empezó a sesionar en el Congreso de la Nación, una multitud expresaba su descontento en las inmediaciones. La manifestación se agravó cuando comenzaron a apedrear el recinto. Dese la prisión, el «hombre mortero» validó la actitud de los manifestantes.

Mientras los diputados se expresaban sobre el entendimiento que envió el Gobierno nacional al Congreso, en las afueras se desató una hecatombe. Decenas de piqueteros comenzaron a lanzar proyectiles al frente del Palacio legislativo. Rompieron vidrios, faroles y destruyeron la vía pública. Además lanzaron bombas, prendieron fuego conteiners de basura y agredieron a la policía.

Los protagonistas de los incidentes fueron relacionados con el recordado «gordo mortero». Éste fue la figura principal del ataque que sufrió el Parlamento en 2017 cuando se trató la reforma jubilatoria. Actualmente se encuentra en prisión domiciliaria luego de ser un prófugo de la Justicia. Sin ningún impedimento se refirió a lo acontecido el jueves y lo validó.

Sebastián Romero, conocido como «hombre mortero», indicó: «Es fácil ahora echarle la culpa al que tiró la bomba molotov cuando la bomba estaba en el Congreso. Nos va a gobernar el FMI, nos van a matar de hambre. Siempre benefician al que tiene más plata». También expresó cómo ve al país y a la sociedad: «El pueblo argentino está pasando por situaciones lamentables«, añadió en declaraciones radiales.

«Cuando no hay más nada que perder, lo único que tenés son tus manos para defenderte de la represión«, fundamentó sobre el accionar de los piqueteros. Por último comentó cuál es su situación judicial: «Claramente soy un preso político y un rehén del Gobierno anterior y de este Gobierno también. Los trabajadores tenemos que hacer lo necesario para defender nuestras vidas y nuestras conquistas. La autodefensa es algo necesario», concluyó.