Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Gustavo Sofovich
Gustavo Sofovich

ESPECTÁCULO

Gustavo Sofovich se emocionó al recordar a su padre: «Pobrecito»

El productor homenajeó a Gerardo a siete años de su fallecimiento.

<

Gustavo Sofovich sigue con el legado de su padre a través de sus producciones teatrales y televisivas. Hoy, el empresario se animó a recordar a Gerardo en «Implacables» y contó detalles de su dolor y del recuerdo que guarda a siete años de la muerte del creador de «Polémica en el Bar» y «La peluquería de Don Mateo».

«Estos años se me pasaron volando. Y cada vez lo extraño más. Yo creo que, pobrecito, todavía debe estar sobrevolando su angelito alrededor mío, porque cada día lo extraño más», dijo frente a Susana Roccasalvo. Además afirmó: «Yo me quedé en el departamento de Gerardo para acompañar a Willy, el gatito, porque Gerardo quería que ese gatito muriera en su departamento».

«Pasaron los días, los meses, los años… Y hoy ese lugar es mi hogar. Vivo en un hogar. Lo disfruto, disfruto cada lugar de ese departamento. A veces siento déjà vu con cosas que me pasan, que le pasaban a Gerardo. Cuando hay una mala noticia por teléfono, cuando hay alguna picardía que se comía Gerardo y hoy me como yo…Y supongo que las cosas lindas también me están pasando», resaltó.

Por otro lado, Gustavo confesó: «Yo siempre digo: ‘Estoy viviendo hoy lo que me toca vivir’. Quizá, antes viví cosas…Y hoy me toca vivir esto, por suerte. Repito: me quedé porque es un hogar, si no, me hubiera ido. Me queda vaciar los cajones, que no los puedo terminar de vaciar. Pero lo demás, no hay nada. Cuando murió regalé toda la ropa y, de a poco, fui sacándome todo. L

Para concluir, Gustavo pronunció: «No hay que llorar, hay que recordar a la gente con alegría. ¿Cómo no lo voy a recordar con alegría? Yo no estoy para llorar. Primero, no quiero llorar a nadie en mi vida. Me tomo todo con alegría. Vivo de esta forma. Así que llorarlo no, al contrario. Aparte, yo tengo una ventaja porque trabajo en televisión y mi viejo tiene más de cincuenta años de televisión. Y cuando tengo ganas de ver a papá, lo busco y lo miro».