Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Pollo Álvarez
Pollo Álvarez

ESPECTÁCULO

«Hay una víctima»: impacto en el ciclo del Pollo Álvarez por lo que contaron al aire de El Trece

Contaron detalles de lo que está sucediendo con un exjugador de fútbol.

Como todos los días, en ‘Nosotros a la Mañana‘ comparten diferentes casos ocurridos a lo largo del país. Es por esto que, días atrás el Pollo Álvarez decidió presentar una noticia, en la pantalla de El Trece, que implica a un exjugador de fútbol, Beto Márcico. Es por esto que conversaron con el abogado de uno de los damnificados, y quedaron todos impactados por lo que contaron al aire.

«Hablan de una estafa del Beto Márcico, está procesado y embargado», comenzó contando el Pollo Álvarez. A lo que Pampa Monaco explicó que «uno de los que denuncia al Beto Márcico es un excompañero, el arquero Martín Herrera. Pero hay otros que están involucrando al Beto y a su hijo Lucas. Lo que le imputan es estafar a supuestos compradores de departamentos, a los que le hacían firmar un boleto de compra-venta, pero no les entregaban esos departamentos».

Entonces, explicó que esos mismos departamentos «eran vendidos otra vez a otra gente». Por lo que anunció que «el embargo es por 1.8 millones de dólares, y 2 millones de pesos. En realidad, si vos pones a contar el equivalente en departamentos, es poco. Hay una víctima que compró 16 departamentos, y Martín Herrera compró 5 departamentos y cocheras».

Posteriormente, comenzaron a hablar con el abogado del denunciante, que contó que «la defensa de Márcico es que no eran boletos de compra-venta, sino que eran garantías de préstamo de plata. O sea que intentó hacer creer a la justicia que todas estas personas le prestaban plata y en garantía él les hacía un boleto». A lo que Paula Trapani le preguntó por el documento que les entregaban a los compradores.

«Un boleto de compra-venta de una unidad funcional que se pagaba, y la firma de ese boleto estaba certificada por una escribana», detalló el abogado. Entonces, Paula le preguntó si era trucho, y el hombre explicó: «No era trucho, el boleto de compra-venta es válido. Lo que era trucho es que esa propiedad nunca se la iba a escriturar. De todas las propiedades que están en la causa, no hay ninguna escritura a ninguno de los compradores, ni a los poseedores ni a los que no tienen posesión»