Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Guido Kaczka

ESPECTÁCULO

La movilizante historia de una participante del ciclo de Guido Kaczka: «La sacaron tres policías»

Se trata de uno de los programas más importantes de la señal del solcito, y las historias que salen a la luz siempre dan que hablar.

Realmente fuertísimo. Así fue lo que se vivió en «Los Ocho Escalones del Millón», el programa que lleva adelante Guido Kaczka a través de la pantalla de Canal Trece. Y es que una vez más, salió a la luz la dura historia de vida de una de las participantes: Gabriela. Fue delante de las cámaras, donde dejó un duro testimonio que conmovió a los presentes.

Fue el conductor quien comenzó contando que en caso de quedarse con el gran premio, la mujer utilizaría ese millón de pesos para comprar una vivienda en la cual pueda vivir junto a sus hijos. Luego de leer esto, invitó a la concursante a que compartiera parte de lo había tenido que vivir, con el propósito de saber más al respecto.

«Cuando fallece mi papá…», aseguró ella movilizada. «Él siempre nos dijo que edifiquemos ahí y nosotros queríamos intentar tener algo nuestro, con nuestro trabajo», sostuvo Gabriela, quien inmediatamente fue por más. «Al fallecer mi papá, decidimos edificar en la casa de mi mamá, y mi mamá es una persona muy complicada», señaló en el formato de Guido Kaczka.

Dio duros detalles

Ante la mirada atenta de cada uno de los presentes en el estudio, continuó dando más detalles al respecto. «Nos sacó la casa que habíamos construido. Gracias a Dios, el 11 de enero el juez dictaminó devolverme las llaves porque se comprobó que todo lo que ella decía era mentira, y pude verificar que era mi casa, y todo», comunicó la participante.

«Y esto, lo llevó acá, se lo tengo que devolver a mi hija… En plena pandemia, el 3 de mayo, la sacaron tres policías y un juez con una bebe de cuatro años, y dos meses a la calle. Voy a morir con eso, porque una madre no hace algo así», aseveró Gabriela, conmoviendo a los presentes, asegurando además, que si bien tiene dos trabajos, no le alcanza el dinero para ayudar a su hija.