Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Gerardo Rozín

ESPECTÁCULO

La primera esposa de Gerardo Rozín dejó un sentido mensaje para despedirlo: «De mi vida»

<

El dolor se apoderó del mundo del espectáculo de nuestro país. Gerardo Rozín falleció a los 51 años, luego de luchar en los últimos meses contra una dura enfermedad. Aún en medio de la conmoción que se generó por la partida de la figura de Telefe, fue Mariana Basualdo, su primera esposa, la encargada de despedirlo en sus redes sociales.

«Todo empezó hace 40 años con tu primera apuesta por mí. Esa vez remaste para salir conmigo y ganarle a dos amigos un fantoche y una coca. Siguieron la secundaria, las clases de teatro, años de amistad, tu exilio en Buenos Aires, tus visitas a Rosario, mates en mi oficina», comenzó asegurando la madre de Pedro, el hijo mayor del conductor, en su cuenta de Instagram.

«Mis viajes a Buenos Aires, mi exilio a tu lado y la segunda gran apuesta: formar una familia. Y con ella Pedro. Después la vida misma…separados pero siempre a la par. Lo próximo no va a ser fácil… pero como diría nuestro querido (Jorge) Drexler, ‘Mi corazón va a sanar, va a sanar, va a sanar, y va a volver a quebrarse mientras le toca pulsar. Hasta siempre socio de mi vida», finalizó Mariana.

Los mensajes se multiplicaron

Fue también Eugenia Quibel, la última pareja de Ricardo Rozín, quien se volcó en el mundo 2.0. «¿Qué es ser valiente? Enterarse una mañana de una noticia horrible y darle pelea hasta el final. Aferrarse a la vida y aceptar que un día se termina. Transitar el proceso sostenido por afectos, familia y rodeado de amigos», sostuvo la locutora. «Recibir amor y dejarse abrazar. Llorar, putear, luchar y pensar las mil y una alternativas. Eso so», agregó.

«Tus ideas brillantes con salidas ocurrentes, las sugerencias generosas para quien buscara tu opinión, tu humor distinto, tus ironías, tu orgullo rosarino y un poco uruguayo también, las playlists de Frisell y Pizzarelli, ‘el dolor auténtico, la alegría sin una mancha’. Y cada uno de nuestros momentos, los descubrimientos gastronómicos (los buenos y los fiascos), los viajes, hacer equipo en la radio, en la tele y en la vida, y una lista de motivos íntimos que me hicieron enamorarme de vos. Brindo por vos, canalla», finalizó.