Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Laurita Fernández
Laurita Fernández

ESPECTÁCULO

Laurita Fernández quedó paralizada frente al comentario de un participante: «Para el amor no hay edad»

La conductora no podía creer lo que estaba sucediendo al aire.

Luego de unos días reemplazando a Guido Kaczka en ‘Bienvenidos a Bordo‘, el productor decidió cederle la conducción a Laurita Fernández. Desde ese momento, la bailarina está al frente del programa, recibiendo a gran cantidad de participantes todos los días. Sin embargo, ayer se llevó una sorpresa, con el comentario que hizo al aire de El Trece, un participante de la puerta de los parecidos.

Como todos los días, Laurita Fernández recibe a muchos participantes, que se acercan a cada una de las puertas que va abriendo a lo largo del programa. Durante la emisión de ayer, de ‘Bienvenidos a Bordo’, cuando la conductora se encontraba en la puerta de los parecidos, recibió a un joven que era igual a Paulo Dybala. Sin embargo, el participante comentó: «Hay una sola diferencia, yo estoy buscando a mi Oriana».

Entonces, la bailarina expresó que no lo podía creer, y el joven le tiró: «Quería saber si vos me podías ayudar a encontrarla». Rápidamente, Laurita afirmó que «algo vamos a hacer, vos no te preocupes», y empezó a preguntarle a sus compañeras si estaban solteras. Hasta que, en un momento, el joven la interrumpió preguntándole si ella estaba soltera.

A lo que Laurita le preguntó primero su edad, y cuando el chico confesó que tiene 23 años comenzó a reírse muy incómoda. «Pero para el amor no hay edad», expresó el participante, intentando remar la situación. Entonces la bailarina comentó: «Está bien, es cierto, ¿En un primer encuentro qué harías?». Rápidamente, el joven explicó que «vamos a tomar algo o a cenar, un bar copado, tragos de autor».

Sin embargo, la conductora lo interrumpe para afirmar que no le gustaba la idea porque había mucha gente. Entonces, el joven se arriesga al ofrecer: «Vino mano a mano en mi casa». Entre risas, Laurita concluyó que le gustaba más la idea de ir a un bar, y lo despidió. Pero luego, la bailarina comentó que podrían hacer «la puerta del levante, que la gente venga a chamuyar, que traiga lo mejor que tiene».