Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Consejo de la Magistratura

POLÍTICA

«Me pareció un espanto»: el descargo de Luis Juez tras el acto del oficialismo en el Congreso

Siguen las repercusiones de un día agitado en la política argentina.

<


Luis Juez, senador de Juntos por el Cambio, manifestó que el discurso de Alberto Fernández fue «horrible» y una gran desilusión y, además, definió al presidente como una persona «sin convicción». Por otro lado, opinó sobre el desplante de su partido en el Congreso y lo consideró como un acto poco «inteligente», ya que de antemano se esperaba ese tipo de chicanas por parte del oficialismo.

«El discurso de Alberto Fernández me pareció un espanto. Por eso no me quería ir y quería escucharlo hasta el último momento para ver si mejoraba. Es como un boxeador que en el decimoquinto round no quiere salir, sin convicción, sin ganas, sin énfasis, provocador, atrevido, le falta los votos, no está Máximo Kirchner, no sabe que van a hacer los pibes de La Cámpora, no sabe que va a hacer Cristina», expresó Juez en una entrevista para radio Rivadavia.

«Una cosa horrible, patética sin ninguna precisión y una catarata de expresiones de deseo y nada concreto. Una gran desilusión», definió Juez dejando en claro que la conclusión del acto no fue positiva para los argentinos y agregó: «El presidente no puede convertirse en un pendenciero y barrabrava parado en el paravalancha provocando a todo el mundo».

Con respecto al desplante de la oposición y el abandono del recinto tras la acusación de Fernández sobre la deuda contraída en el Gobierno de Mauricio Macri, Juez sentenció: «Nosotros (JxC) tenemos que ser inteligentes, porque la gente nos está mirando. Alberto es un tipo predecible. En el único momento en que el tipo tiene que calentar el discurso lo hace pegándonos a nosotros para rendirle tributo a Cristina».

El exintendente de la ciudad de Córdoba dejó en claro que el presidente no dijo lo que se iba a hacer con el próximo acuerdo con el FMI. «El discurso fue muy malo y quedó como un tipo abatido. No mandó nada. Fueron todos enunciados genéricos que para cualquier ciudadano común está bien, pero para el tercer año de un presidente son muchas imprecisiones juntas».