Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ministerio de Agricultura

POLÍTICA

Retenciones al campo: la promesa del ministro de Agricultura que se disipó en 11 días

Con seguridad, Julián Domínguez aseguraba que no iba a haber retenciones ni cierre de exportaciones.

<


El Gobierno nacional confirmó la suba de retenciones al campo y la suspensión de las exportaciones de harina y aceite de soja. Esta medida no hace más que poner en duda la palabra de una cuestionada gestión de Alberto Fernández. Es que hace tan solo 11 días el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, realizó una promesa que se disipó este domingo al confirmarse la nueva política.

Todo transcurrió el 2 de marzo último, en el marco de una conferencia de prensa tras un encuentro que el propio Domínguez mantuvo con Eduardo Zuain, embajador argentino en Moscú, Rusia, y los agregados agrícolas en las embajadas nacionales en la Unión Europea, India, China y Rusia, según consignó NA. La reunión se dio en el marco de la guerra Rusia-Ucrania, que estaba atravesando sus primeros días, y el impacto que la misma genera en las cotizaciones de los commodities.

A ello, se sumaba la cuestión en torno a las sanciones económicas al país gobernado por Vladimir Putin, que traerían dificultades en el área de los fertilizantes; los incendios en Corrientes, que llevaron a la bancarrota a muchos productores agropecuarios; y, por último, y fuertemente vinculado al tema concerniente, la política pesquera de la Nación y la relación con los dirigentes de la Mesa de Enlace.

Sobre las relaciones con el agro y Corrientes

Según deslizó Domínguez el 2 de marzo, “los dirigentes muchas veces piden cosas imposibles pero es comprensible porque es su trabajo”, pero “las puertas del Ministerio están siempre abiertas para discutir los temas de la realidad porque la gallina de los huevos de oro está acá”, dijo, en alusión a la importancia del sector agropecuario en la conformación del Producto Bruto Interno (PBI) nacional.

Luego, hizo referencia a los incendios en Corrientes y la destrucción producida y su impacto en la ganadería. Al respecto, expresó: “En primer lugar, la provincia es la segunda fábrica de terneros del país, por lo que el problema de la ganadería correntina es un problema nacional. Todo lo que habíamos pensado con el Plan GanAr se alteró con lo que sucedió”.

En tanto, el funcionario reconoció: “Este año lo que vamos a tener no es solo liquidación de animales categorías D y E, vacas conserva o de descarte que tienen como destino la exportación, lo que está sucediendo en Corrientes tendrá su impacto en 2023”. “Cuando tengamos los números de vacunación, ahí construiremos los escenarios para los próximos meses. El tema es que se mantenga el nivel de exportación, no sin dificultades”, añadió.

Promesas…

Seguidamente, prometió “mantener el financiamiento de $100.000 millones, de inversiones para aumentar la producción dentro del Plan GanAr para productores, y no tener problemas en 2023”. Pero luego, fue consultado acerca del impacto en los precios en el mercado interno, ante lo cual Domínguez evaluó que “va a haber menos oferta de carne en el mercado pero comercio implementó un programa integral de siete cortes a precios cuidados que se mantendrán”.

Y más promesas

Fue allí que Domínguez aseguró que “este Ministerio quiere que se exporte más y llegar al millón de toneladas”. Con lo cual, prometió: “Los temas agropecuarios desde que asumí, los decide este ministro y el Presidente (Alberto Fernández), por eso no va a haber cierre de exportación ni aumento de retenciones. Esta es la visión y la tarea que me delegó el Presidente de la República” .

Suba y cierre

Finalmente, el domingo, el Ministerio de Agricultura, a través de una comunicación dictada la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, suspendió el registro de exportación de la harina y el aceite de soja. La medida causó preocupación en firmas agroexportadoras que la asocian con un eventual incremento en las retenciones o derechos de exportación (DEX) aplicados a esos productos, como ha pasado en ocasiones anteriores.

Los dos principales derivados de la molienda de soja hoy pagan el 31 por ciento y la primera impresión entre los productores es que el Gobierno podría eliminar el diferencial histórico y subir ese tributo a 33%. El 30% de las exportaciones de este año corresponden al complejo sojero, que en 2021 había aportado 9.000 millones de dólares al fisco, mientas se estima que la eliminación del diferencial pueda redundar en otros 400 millones, aunque todo depende del volumen final de las ventas al exterior.