Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Wanda Nara
Wanda Nara

ESPECTÁCULO

Se conoció el motivo por el cual Mauro Icardi despidió al seguridad de su esposa: «Se quedó a dormir en la casa de Wanda»

El escándalo entre la mediática pareja parece nunca tener un punto final.

<

Hace algunos meses, cuando el escándalo por el affaire que tuvo Mauro Icardi y la China Suárez en París, Wanda Nara visitó nuestro país y trajo consigo un increíble revuelo de la mano de su guardaespaldas. Esta mañana en «Socios del Espectáculo», Rodrigo Lussich reveló cual fue el motivo especifico por el cual el futbolista decidió despedir al empleado de su esposa.

«Tengo dos títulos que son potentes, son dos primicias. Valorenlo. La bomba dos se llama ‘él durmió cerca de ella y el marido de ella, lo echó’. El durmió cerca de ella… El marido dijo ‘tan cerca es demasiado’ y lo echó», comenzó explicando el compañero de Adrián Pallares, dando a entender de que se trataba la «bomba» que tenía para dar.

«Lo cuenta el echado en un audio», agregó dándole el pie a que comience un audio de Agustín Longueira, el famoso guardaespaldas de Wanda Nara durante su estadía en nuestro país. «A mí me contratan para ir a buscarla a Ezeiza y después de ahí fueron programando las fechas de los lugares a los que tenían que ir», comenzó el seguridad.

«Una sola noche me quedé en la casa en otra habitación. Fue después de la fiesta privada que le hicieron a Wanda. Yo fui al lugar con ellos y yo fui a la casa donde hubo una previa con las amigas y yo me quedé abajo», concluyó la grabación y llevó consigo la sorpresa de todos los presentes. «Él se quedó a dormir en la casa de Wanda, en el cuarto de al lado, pero ‘oh, casualidad’ que al otro día lo echaron», acotó el conductor.

Cabe recordar que la presencia de Agustín Longueira había pasado desapercibida hasta que que los ojos de Rodrigo Lussich y Adrián Pallares se posaron en él. Los ex conductores de «Intrusos», programa que actualmente está a cargo de Florencia de la V, fueron los primeros en advertir al futbolista de las segundas intenciones que tendría el guardaespaldas con su esposa.