Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Telefe
Telefe

ESPECTÁCULO

El difícil testimonio de una ex estrella de Telefe: «No se sabe qué es lo que tengo»

La joven de 27 años vive un calvario respecto a su salud.

<

Durante lo largo de 10 temporadas, distribuidas en los años 2001, 2003, 2007, 2010 y 2012, Gran Hermano supo ser el reality más visto de la televisión argentina. Luego de que El Trece de por iniciado «El Hotel de los Famosos», varios fueron los ex participantes que fueron invitados a distintos programas de espectáculos. Esta tarde Marian Farjat, de la última temporada que se vio al aire de Telefe, visitó el piso de «Intrusos» y relató el difícil momento que atraviesa con su salud.

La modelo se realizó su primer cirugía estética cuando tenía solamente 19 años, sin embargo no le fue tan bien. «Son muchos años ya que vengo con este tema, ya hace siete años y tres cirugías de reconstrucción; yo quería retocármela un toque y por fuera estaba bastante conforme con lo que me hicieron, pero el problema fue por dentro porque me afectó muchísimo la respiración», expresó.

Acto seguido, y en dialogo con Flor de la V, Marian Farjat denunció que había sufrido mala praxis. «Hasta el día de hoy no sé bien qué me hizo, yo saqué mi propia conclusión, creo que me limó y me agregó en la punta de la nariz un cartílago que no corresponde y que mi cuerpo rechazó, esos indicios demuestra la parte científica», comentó.

«Tengo un tono muy nasal, y los estudios dan que tengo todos los senos paranasales tapados, pero no se sabe qué es lo que tengo; sí se ve que antes de operarme con este primer cirujano no tenía ni esta voz ni nada», explicó la joven que hace poco tiempo inició su carrera artística lanzándose como cantante además de estudiar locución.

Además reveló que la situación «me hizo culparme mucho esto, cuestionarme para qué me lo hice. Me cambió el carácter porque tengo mucha más conciencia. Me hubiera quedado con la otra nariz, más allá de lo estético, me preocupa lo de adentro, quiero arreglarlo para poder respirar bien, como una persona normal, y no agitarme enseguida», concluyó.