Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Mica Tinelli

ESPECTÁCULO

Soledad Aquino habló de la ayuda de Guillermina Valdés durante su internación: «Un amor»

La madre de Candelaria y Micaela Tinelli rompió el silencio después de haber pasado por uno de los momentos más difíciles de su vida.

<

Se sinceró como nunca antes y lo contó todo delante de los televidentes. Fue en «LAM«, el ciclo que lleva adelante Ángel de Brito a través de la pantalla de América TV, donde Soledad Aquino, la exesposa de Marcelo Tinelli y madre de sus dos hijas mayores, hizo referencia a la ayuda que le brindó Guillermina Valdés mientras estuvo internada tras recibir un trasplante de hígado.

«¿Te sorprendió que Marcelo y Guillermina estuvieran tan presentes?», le preguntó Nazarena Vélez, y la respuesta de la entrevistada fue contundente. «No, para nada, Guille un amor, me maquillaba y después me lo sacaba también», afirmó sobre la actual pareja del conductor de Canal Trece. Sin embargo esto no fue todo, ya que inmediatamente fue por más.

«Yo decía ‘qué paciencia con todos los cables’, me trajo todos sus productos, no tenía lugar en la mesa», comentó Soledad Aquino dejando muy en claro que mantienen una buena relación. Además, hizo referencia al vínculo de sus hijas con sus hermanos. «Entre ellos fluye todo con una paz y una armonía que es perfecta realmente», afirmó.

Fuertísimo

Además, en el mismo programa dio detalles de lo que vivió en torno a su salud. «En el momento de la operación, del trasplante, ¿tuviste miedo o algún pensamiento negativo o en ningún momento perdiste la fe? Porque me magino que fue algo determinante. Tuve mucho cag…, mucho miedo. Y más cuando me contaron después que tuve paros cardíacos y todo lo que pasó», sostuvo.

«Mi médico me tuvo que revivir como en las películas cuando te empujan el corazón, no es que fue con máquinas o algo. Me tuvieron que revivir de nuevo y eso me pareció increíble. Y tuve miedo muchas veces más después de todo eso, porque cuando ves que se te vienen todos los médicos juntos decís ‘Dios, algo falló’. No estaba todo bien todo el tiempo. Me ponían potasio, me bajaba algo, me subía la presión. Yo preguntaba, ¿cuándo voy a estar normal? ¿Cuándo voy a estar bien?», sentenció Soledad.