Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Victoria Vanucci

ESPECTÁCULO

Victoria Vanucci a corazón abierto: «La pasé muy mal»

Victoria Vanucci decidió contarlo todo en una entrevista exclusiva con Ángel de Brito.

<

Victoria Vanucci regresó al país luego de muchos años fuera. Esto obligada por una dura situación de salud que está viviendo su madre y donde tiene que estar presente para acompañarla. Es por eso que la ex del Ogro Fabbiani por primera vez se animó a dar su testimonio en los medios de lo que han sido sus años fuera y el escándalo de su vida tras su relación con Matías Garfunkel. Anoche, Victoria Vanucci tuvo una charla a corazón abierto con Ángel de Brito.

«Pasaron muchas cosas, el tiempo me vino bien para encontrarme conmigo misma. La pasé muy mal. En el sentido del ataque de pánico, perdí mi carrera, mi país, mis tradiciones, mis costumbres, mis amigos. Perdí todo y no lo supe manejar. Se abrieron las puertas de todos mis demonios. Me sobrepasó toda la situación. Hacía las cosas cada vez peor«, sostuvo en primer lugar, mientras admite extrañar Argentina.

«Yo vengo de una familia muy humilde, el hecho de haber entrado a la alta sociedad obnubilada. Cuando tenés un mundo en el que te hacen todo empecé a perder mi propia independencia. Era todo muy increíble para mi. Al principio era todo divertido, pero una cosa llevó a la otra y terminé perdiéndome a mi misma», agregó la ahora chef en su charla al aire de América TV.

«Dejé de ser yo. Me maree, me equivoqué, hice cosas malas y lo que más me dolió de entender es que me di cuenta a la distancia la poca conciencia que tenía. Tenía falta de respeto a la vida, a la naturaleza. Yo me decía ‘¿cómo puede ser que todo esto no lo haya visto?’ Eso me dolió mucho de mi misma», precisó Vanucci. Actualmente, en su trabajo como cocinera, tiene la posibilidad de cocinar para Kendal Jenner.

En ese marco, destacó la importancia de sus hijos en un momento tan difícil. «Eran chiquitos y tataba que no vieran esas situaciones. Pero llegué a un punto donde no podía salir a la puerta de mi casa. Ya no tenía más ganas de estar y no le encontraba el sentido a nada. Los únicos momentos donde trataba de mantenerme entera era cuando estaba los chicos», cerró.