Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
FMI

ECONOMÍA

El FMI no cambiará el programa de Argentina y habilita un nuevo desembolso de dinero

El portavoz del FMI adelantó que los objetivos de Argentina no cambiarán y que hay evolución en el programa.

<

Luego del acuerdo que logró el ministro de Economía, Martín Guzmán, con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el plan de la Argentina se puso en marcha. El país comenzó a producir más aunque aún no pagó ninguna de las cuotas estipuladas más allá de que desde el organismo aseguró que se cumplen los objetivos establecidos.

Tal es así que el portavoz del organismo, Gerry Rice, adelantó que «los objetivos y metas del programa no han cambiado«. Además, explicó que «el equipo del FMI viene trabajando en forma virtual con el ministro y su equipo técnico para avanzar en la primera revisión del programa. Los equipos están evaluando el impacto de la guerra en Ucrania sobre las perspectivas económicas de Argentina» aunque los resultados son positivos.

Siguiendo con el tema, el representante del FMI detalló que «estamos priorizando políticas, pero los objetivos y las metas de programa no han cambiado. Las autoridades siguen comprometidas con la implantación del programa, es su programa económico, y en este contexto están asegurándose que las metas puedan ser alcanzadas».

A su vez, Rice aseguró que la Argentina «está siendo afectada como otros países en el mundo» pero que eso no quita que «hay un buen progreso en las conversaciones y la conclusión de la misión será muy pronto». Claro está que esto lo ha dicho en conferencia de prensa luego de hacer la revisión trimestral sobre el país. La misma tuvo resultado favorable con ciertos aspectos sobre cumplidos según NA.

El FMI y un nuevo desembolso para Argentina

Con estos resultados, Argentina avanzó en sus relaciones con el FMI. Tal es así que las constantes conversaciones del ministro Guzmán con funcionarios del organismo más el cumplimiento de metas dan ciertos beneficios. Entre ellos se destaca la posibilidad de pedir un préstamo por US$ 4.000 millones que pueden ser utilizados para pagar cuotas o reducir el déficit.