Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Lío Pecoraro

ESPECTÁCULO

La emoción de Lío Pecoraro en el ciclo de Andy Kusnetzoff: «Me dio parte de su vida»

El invitado decidió sincerarse al compartir el importante lugar que tuvieron dos personas en su proceso.

Lío Pecoraro es un reconocido periodista de espectáculos, que tiene su programa ‘El Run Run del Espectáculo‘, junto a Fernando Piaggio. En el 2020, fue diagnosticado con leucemia mieloide aguda, y meses atrás finalmente logró vencerla y curarse. Es por esto que, al visitar ‘PH Podemos Hablar‘, el ciclo de Andy Kusnetzoff, no pudo ocultar su emoción al compartir unas palabras al aire.

En esta nueva temporada de ‘PH Podemos Hablar’, incorporaron un momento al final, donde los invitados comparten una foto que les gustaría guardar para siempre. Entonces, Lío Pecoraro decidió compartir: «Yo hasta recién tenía pensada una foto, pero viendo los últimos acontecimientos de los últimos dos años… voy a colgar la foto de la persona que me acompañó al lado de la cama del Hospital de Clínicas, que es Fer Piaggio».

«De un día para el otro, se quedó casi 90 días sin dormir, en una cama paralela, acompañándome en representación de los que no podían venir. En un momento le dijeron ‘Lío se puede morir’ y me lo contó hace poco», expresó entre lágrimas el invitado. Pero luego, agregó: «También a mi hermana, porque me dio parte de su vida. Mi hermana hoy es mi mamá también, porque me donó su médula para que yo hoy esté acá, respirando, caminando».

Entonces, Lío Pecoraro compartió: «El otro día me dijeron, ‘si esto no te da una enseñanza no sirve de nada’. Uno put… por tantas cosas, pero también me di cuenta y lo hablaba con mi psicóloga, que qué bueno poder empezar a put… por otras cosas, y no estar pendiente de lo anterior». Por lo que finalmente expresó: «Cuelgo la foto por vos, querido amigo, Fernando Piaggio, y por mi hermana Laurita Pecoraro, los amo».

Frente a esto, Cristina Pérez aprovechó el momento para comentar: «Qué lindo que estés bien Lío». Sin dudarlo, el invitado agradeció y compartió: «Es muy movilizante. No quiero cansar ni nada, pero es muy movilizante cuando, de hacer tanta actividad física después no te podés mover de la cama. Cuando te mirás al espejo y sos literalmente un esqueleto, y no conocerte. Lloro de emoción, no lloro de tristeza, porque me permito emocionarme».