Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Marcelo Barovero

RIVER PLATE

Marcelo Barovero reveló los motivos por los que se fue de River: «Era lo mejor para mí»

Trapito defendió el manto sagrado entre 2012 y 2016, donde disputó 167 partidos y ganó seis títulos.

Sin lugar a dudas que Marcelo Barovero es uno de los grandes arqueros que tuvo River a lo largo de su historia. A base de trabajo silencioso y perfil bajo, Trapito se convirtió en un símbolo del club y a casi seis años de su último partido con el manto sagrado reveló los motivos por los que se fue de la institución: «Era lo mejor para mí».

El arquero que hoy se desempeña en Atlético San Luis de México dialogó con el ciclo «La Gloria Eterna» que transmite la Conmebol Libertadores a través de sus canales oficiales y recordó su paso por el club de Núñez, donde además se refirió a la obtención de la competición internacional en 2015: «Haber tenido la suerte de ganarla es algo que no tiene palabras porque son momentos únicos, es una copa diferente a todas las demás».

«La Libertadores es el campeonato de clubes más importante que uno anhela jugar. Para mí es el logro más importante que me ha tocado levantar. A todos nos cambia un poco la trayectoria deportiva el hecho de jugarla y ganarla. Después del gol del Melli no recuerdo más, era llorar y emocionarse porque es tan grande y tan lindo lo que nos tocaba vivir. Es imborrable desde el momento que entrás al estadio, ver la gente cómo empujaba. Son noches únicas, que nunca se van a borrar, obviamente por el resultado y el ambiente que se vivía. Es una película perfecta», recordó.

Su salida de River

Mañana, 14 de mayo, se cumplirán seis años de su último partido con la camiseta de River. Y a horas de un nuevo aniversario Barovero contó: «Un año antes del cierre de mi contrato que me ligaba a River había tomado la decisión de cambiar de aire y salir de la Argentina. Estuve durante muchísimos años compitiendo a todos los niveles, desde el Nacional B hasta el Mundial de Clubes».

«Pensaba que en algún momento no iba a poder estar a la altura y para el arquero es diferente tener que dejar el puesto. Creía que iba a bajar mi nivel y necesitaba reiniciar en otro lugar, consideré que era lo mejor para mí y para la institución. Por suerte me dejaron jugar hasta el último día de mi contrato y me pude despedir de una manera inolvidable, le dejé el lugar a otro para que siga estando a la altura de esa camiseta», sentenció.