Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
María Valenzuela

ESPECTÁCULO

María Valenzuela habló sobre el momento más difícil de su vida: «Me empezaron a caer las lágrimas»

La actriz logró recuperar parte e su peso luego de haber sufrido una mala praxis.

<

Hace algunos meses que la reconocida y queridísima actriz María Valenzuela, reveló la difícil situación que atraviesa desde hace tres años. Antes de que comience la pandemia por COVID-19, Valenzuela había decidido realizarse un tratamiento bucal que terminó con toda su paz. Esta noche en «LAM», programa que conduce Ángel de Brito, la actriz habló de su increíble recuperación.

«Estuve dos horas diez contadas por reloj con la boca abierta, con el taladro, el torno, mientras trataban de partirme los dientes que no se rompían. Había elegido la música para estar en paz, Rosalía, que la amo, y yo estaba con el flamenco a full, pero llegó un momento después de dos horas que se me empezaron a caer las lágrimas, sin congoja, sin llanto, nada, solo las lágrimas», comenzó explicando.

Además habló de la relación de amistad que mantiene con su odontólogo de confianza, quien arregló el desastre que tenía en su boda gracias a otro colega. «Nos conocemos hace 25 años, así que lo llevamos un poco con humor y contención, porque esto empezó con amigos que la vieron en Buenos Aires, hasta que pudo viajar a Ushuaia, fue todo un proceso», comentó.

María Valenzuela admitió que es lo que sintió la primera vez que se sentó a comer sola luego de la reparación. «Me senté por primera vez a cenar en un restaurante. Me comí el primer plato y saqué foto del plato vacío, segundo plato y así hasta el postre. Y comía perfecto, todo sólido. Estoy bárbara y voy a debutar con el asado cuando venga mi hijo de Europa», reveló.

Finalmente, la actriz hizo referencia a su aspecto físico y a su bajo peso. «Yo esquivaba los espejos, terminaba de bañarme y pasaba de largo porque sabía como estaba físicamente y me whatsappeaba con este Manuel que está en Barcelona. ocó la pandemia, no había odontólogos que te atendieran presencial, las pasé todas, comía papilla, angustiada. Y Manuel no apareció, le mandé carta documento a La Plata, porque atendía allá, y le pedí que me respondiera cuál era su aseguradora, para recuperar algo del dinero que puse; me dijo que tenía todos los papeles en orden y nunca me los quiso dar», concluyó.