Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Yanina Latorre
Yanina Latorre

ESPECTÁCULO

«Me da lástima cuando hablás»: Yanina Latorre no tuvo piedad al referirse a su compañera

La panelista estalló de furia al aire después de que Estefanía Berardi la contradiga.

Yanina Latorre es una de las panelistas de televisión más filosas del espectáculos argentino. Esta noche durante una nueva emisión de «LAM», programa que conduce Ángel de Brito y que mudó a la pantalla de América Tv luego de seis años al aire de El Trece, la esposa de Diego Latorre no tuvo piedad al referirse a su compañera Estefanía Berardi.

Todo comenzó con la presencia de Barby Silenzi en el piso, la cual se cruzó cara a cara con Estefanía Berardi luego de que la acusara de comprar seguidores para su cuenta personal de Instagram. «Yo le quiero decir una cosa a Estefi para que lo entienda. Las redes sociales van cambiando», comenzó filosa la madre de Lola Latorre.

«Por ejemplo, en cuarentena, yo que subí muchos seguidores, tenía una atracción casi del 100%. La gente estaba en la casa con el teléfono, yo hacía un vivo, y me veían 100 mil personas», agregó Yanina Latorre antes de ser interrumpida por Berardi. «No tiene nada que ver eso», exclamó la panelista del programa que conduce Carmen Barbieri.

«Sí tiene que ver porque cuando la gente usa más el teléfono, por eso hay horarios a la noche donde te piden que subas una historia…», continuó Yanina. «Eso es un engagement…», interrumpió nuevamente Estefanía y logró enfurecer a su compañera. «¿Me dejás terminar de hablar? ¡Yo te escuché antes!», exclamó Latorre sumamente furiosa.

«Igualmente, vos no dejás hablar a nadie», acusó Berardi. «Decime en qué facultad te enseñan Instagram. No hay. ¿Hay una materia en la Facultad en la que aprobás Instagram?», agregó Yanina Latorre. «Yanina, vos me podés enseñar muchas cosas, pero de esto, yo te puedo enseñar a vos un montón», respondió Estefanía y nuevamente logró que su compañera se enoje. «Porque no me interesa. Me da lástima cuando hablás, te juro. Por Dios, ¡no puedo creer!«, concluyó Latorre.