Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Guillermo Favale
Guillermo Favale

ESPECTÁCULO

«A los cementerios, a los hospitales o a la cárcel»: el periodista Guillermo Favale contó su historia de vida

El prestigioso conductor decidió romper el silencio y revelo por los duros momentos que ha pasado.

<

No se guardó absolutamente nada y lo contó delante de cada uno de los televidentes. Todo sucedió en “Seres Libres”, el programa que lleva adelante Gastón Pauls a través de la pantalla de Crónica TV. Se trata nada más y nada menos que el reconocido periodista Guillermo Favale, quien se luce en C5N. Sin rodeos, habló de sus adicciones y se mostró tajante.

“Yo creo que todos tenemos problemas, tal vez los que somos más sensibles, los sufrimos de otra manera, los vivimos de otra manera, nos sentimos con otra intensidad. Y empezamos a buscar la manera de que no duela tanto. A veces vamos, encontrando soluciones temporarias y después, si esos dolores se vuelven crónicos, la problemática también se vuelve crónica. Solo que uno tarda mucho tiempo en darse cuenta que está metido en un gran problema”, aseveró.

“Yo pude parar con mi propia locura recién cuando comprendí cuál era mi problemática. Antes había podido parar, pero era solamente abstenerse, no es lo mismo que solucionar el problema. Siento ahora, después de ocho años, que estoy más cerca de solucionar el problema. Justamente hoy se cumplen ocho años de la última vez que hice de todo al mismo tiempo. Así que lo tomé como una señal cuando me dieron la fecha. Pude parar con mi propia locura recién cuando comprendí cuál era mi problemática», aclaró Favale delante de Gastón Pauls.

Sincero, contó cómo se encuentra hoy en día. “Me siento mejor porque tengo menos problemas, por supuesto. Ahora me enfrento a mi propia realidad que es el problema que puede tener cualquier persona o los problemas que puede tener cualquier persona y enfrentarlos con las mismas herramientas que la inmensa mayoría de la gente. Sin complicármela más todavía, lo que lo vuelve más sencillo, pero por supuesto que eso deja secuelas. Esas secuelas que son invisibles y que te hacen difícil, por lo menos en mi caso, me hacen difíciles los vínculos. Para mí no es tan fácil vincularme como antes ni encontrar personas que me resulten interesantes ni que me comprendan”, manifestó.

“Empecé primero con el alcohol alrededor de los 14 o 15 años y después fueron entrando cosas cada vez más pesadas y después combinándose unas con otras. Así durante muchos años, o sea, ininterrumpidamente te diría que estuve en esa situación. Entre los 18 y los 36 años con una continuidad casi diaria y absoluta. Era dos personas completamente diferentes, además lo tenía estructurado de tal manera. Esto está hablado con quienes me trataron, quienes me ayudaron. Lo tenía estructurado de tal manera que me permitió sobrevivir porque tenía horarios, tenía medidas, tenía situaciones en las que podía terminar porque soy un tipo estructurado. Haber sido un tipo estructurado en ese aspecto me salvó la vida pero es complejo de comprender. Las drogas te conducen a los cementerios, a los hospitales o a la cárcel», sentenció.