Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Independiente

INDEPENDIENTE

Aliendro es jugador de River: la insólita cifra que Independiente no pudo pagarle

El volante se le escapó al Rojo debió a los graves problemas financieros que atraviesa la institución.

<

Una de las novelas del mercado de pases ya tiene definición. Porque Rodrigo Aliendro que estaba cerca de firmar con Independiente cambió de opinión y jugará con la camiseta de River. ¿Le robaron el jugador a los de Avellaneda? Al contrario, la dirigencia que encabeza Hugo Moyano se «durmió», y no pudo cerrar a una incorporación que se cansó de esperar de que le cumplan con un dinero.

Hace una par de semanas se conoció que el volante no llegó a un acuerdo con Colón de Santa Fe para extender su vínculo. A razón de que sus pretensiones lo llevaron a emigrar para realizar una diferencia económica. Fue allí donde la institución de Avellaneda apareció con una oferta superadora, la cual contó con el llamado de Eduardo Domínguez para convencerlo.

Aliendro le dio al entrenador el visto bueno, sin embargo había un detalle a cumplir por parte de Independiente antes de cerrar el trato. Ya que le tenía que entregar al jugador un adelanto. Uno que constaba de 200 mil dólares. El paso de los días señaló que el dinero nunca apareció, y el plazo para abonarlo venció en la tarde del martes 21 de julio.

Tras no recibir los dólares, el jugador aceptó la propuesta que Marcelo Gallardo le había acercado en el pasado fin de semana. Por lo tanto, el próximo 30 de junio afrontará su último día como integrante del plantel de Colón, y luego tendrá que viajar a Buenos Aires para someterse a la revisión médica, firma de contrato y presentación ante los hinchas.

¿Sin manager y DT?

Los rumores que corren en Independiente exponen que si a Eduardo Domínguez no le traen los refuerzos que pidió, se podría adelantar el final de su ciclo. Por otro lado, Daniel Montenegro también evalúa algo parecido. Ya que son varias las gestiones que realiza pero la inoperancia de los dirigentes genera que los jugadores terminen en otros equipos y no en Avellaneda.