Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Luisito
Luisito

ESPECTÁCULO

El tajante relato de Luisito, exparticipante de Cuestión de Peso: «Tengo miedo de morirme»

El joven que se sometió a diversos tratamientos, dejó un relato realmente crudo delante de los cibernautas, dejando en claro que teme por su salud.

<

Fuertísimo. Así fue lo que dio a conocer Luisito Zerda, el recordado exparticipante de Cuestión de Peso, el reality que se emitió a través de la pantalla de Canal Trece, y donde se contó durante años con el trabajo de grandes profesionales, como fue el caso del doctor Alberto Cormillot. Esta vez, fue en diálogo con Juan Etchegoyen, donde el hombre de 35 años se encargó de contar lo que está viviendo.

“Hace cuatro años que no viajo en un remis o taxi y no es por la pandemia, la última vez que tuve que ir al Hospital jamás me vinieron a buscar ni me dieron explicaciones, yo no sólo volví al peso que tenía en Cuestión de Peso sino que aumenté, ahora debo estar en 300 kilos y cuando estaba en el programa pesaba 194”, afirmó en diálogo con Mitre Live.

Inmediatamente, Luisito Zerda decidió ir por más. “Mi papá tuvo que hacerme una cama especial, el gran sobrepeso que yo tengo no resistían las camas que vienen ahora, el carpintero le aconsejó a mi papá que le ponga 14 patas a mi cama para que resista, ahora duermo bien y descanso, no se me rompe, la solución no sería esa sino que pueda bajar de peso y no seguir poniéndole patas a la cama”, aclaró delante de Juan Etchegoyen.

Preocupante

“Hoy en día todo es plata lamentablemente, vivimos en una sociedad donde todo se rige por dinero y para ir al gimnasio o hacer una dieta tenés que pagar y yo no tengo entrada de dinero. Soy agradecido de la vida que me tocó una vida maravillosa, si no fuera por mi mamá no tendría un plato en la mesa. Hay días que estoy bien, pero hay días que no me quiero levantar literal de la cama. A veces no me quiero ni acordar porque fue feo”, lanzó.

“Yo trato de muchas veces hacerme fuerte pero la procesión va por dentro, un día me sentía mal, me dolía mucho el pecho, me acuesto a dormir y lo primero que hice fue un darle un beso a mi mamá que no soy de hacer eso. Pensé que me moría y que al otro día no iba a estar más. Mi familia está preparada por si algún día llego a faltar, están preparados para lo peor. Yo tengo 35 años y eso que te digo es la verdad, uno se prepara porque son etapas. Tengo miedo de morirme, yo no tengo trabajo, con dinero podría estar internado o mejorar mi calidad de vida. Hay que ver el tipo de trabajo porque con la condición física que tengo yo no puedo trabajar ocho horas o doce quizás”, sentenció Luis.