Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

El FMI aprobó la primera revisión del acuerdo con Argentina

El organismo conducido por Kristalina Georgieva le trajo buenas noticias a la adminitración de Alberto Fernández.





banner

El Directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este viernes la primera revisión del acuerdo con Argentina por la deuda de 45.000 millones de dólares. Se trata del programa de Facilidades Extendidas al que nuestro país ingresó en 2018, durante el gobierno de Mauricio Macri. Tras el visto bueno por parte del organismo conducido por Kristalina Georgieva, se habilitó el giro de 4.100 millones de dólares.

“Se cumplieron las metas cuantitativas”

La auditoría corresponde a las metas pactadas para el primer trimestre del año con el equipo económico argentino a cargo del ministro de Economía, Martín Guzmán. Las mismas ya habían sido aprobadas por el staff técnico que se ocupa del caso nacional. El mismo lo encabezan Julie Kozack, directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental, y Luis Cubeddu, jefe de misión para Argentina, según consignó NA.

“Se cumplieron todas las metas cuantitativas del programa para el primer trimestre de 2022”, había afirmado el reporte oficial que se le elevó al Board y anunciado el 8 de junio. El voto positivo habilitó un desembolso de 3.000 DESGs (derechos especiales de giro, la moneda del FMI) equivalentes a US$ 4.030 millones que fortalecerán las reservas del banco central.

La incidencia del conflicto en Ucrania

En ese documento, se abrió la puerta para en esta oportunidad añadir la flexibilización de las metas intermedias del programa pero manteniendo las anuales. “La revisión se centró en evaluar el desempeño del programa desde la aprobación del acuerdo, analizando los efectos del impacto de la guerra en Ucrania en la economía argentina e identificando políticas para abordar los efectos asociados”, sostuvo la delegación anticipando lo que sucedería luego.

En las siguientes reuniones, las partes comenzaron a trabajar sobre un escenario diferente debido al stress de las cuentas públicas por las implicancias de la invasión de Rusia a Ucrania. Desde Economía se explicó que la asistencia adicional que tuvo que realizar el Estado para contener la situación social y la necesidad de adelantar compras de energía a precios muy superiores trastocaron la estacionalidad con la que se había diagramado el programa.

Según el programa original, el déficit del primer semestre acumulado no podía pasar los $566.000 millones. Los datos oficiales a mayo muestran un desfasaje de $462.000 millones, dejando un insuficiente margen de $100.000. De allí que se recalibrará esta meta y la de acumulación de reservas, que se mantiene en $5.800 para el año, pero que será más laxa para los primeros seis meses.

En tanto, en el Gobierno admiten que la producción agrícola se liquidó a menor ritmo respecto a años anteriores, complicando el ritmo de adquisición de divisas por parte del Banco Central.