Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Romina Pereiro
Romina Pereiro.

ESPECTÁCULO

El pedido de Romina Pereiro sobre la ley de Salud Mental: «Urgente»

En medio de un momento de mucha preocupación, la reconocida nutricionista se manifestó delante de sus seguidores.

<

Tajante, directa y contundente. Así fue como se mostró nada más y nada menos que Romina Pereiro, la exesposa de Jorge Rial, quien utilizó sus redes sociales, más precisamente su cuenta de Instagram para manifestarse sobre un tema realmente muy delicado, que tiene que ver con la ley de Salud Mental, haciendo alusión a lo sucedido con Chano. 

“Tengo un amigo que no la está pasando bien. Ni él ni su familia. Cómo es un caso público, me parece que es momento de visibilizar a través de las palabras de su mamá, que la ley de Salud Mental necesita ser debatida y modificada urgente”, comenzó manifestando la reconocida nutricionista, quien inmediatamente fue por más. 

“Las personas con adicciones necesitan tratamiento multidisciplinario, y sus familias contención y orientación profesional. El Estado debe estar presente atendiendo y conteniendo a los pacientes y sus familiares. Garantizando el acceso al sistema de salud que corresponda. @chanotb te queremos y te esperamos con mucho amor”, sentenció Romina Pereiro. 

Fuertísimo 

Cabe recordar que semanas atrás, Marina Charpentier, la madre de Chano expuso en el Senado, donde pidió por la modificación de la ley. “Creo que es la primera vez que escuchan a las madres. Vengo en representación de las madres. Las circunstancias hicieron que tenga voz. Muchas madres me han escrito y me han pedido que diga mi testimonio, en nombre de ellas y de todas las familias que luchamos contra esta enfermedad. Estoy acá porque soy la mamá de alguien que está enfermo con la enfermedad de la adicción”, lanzó. 

“Y creo que es un privilegio que yo pueda tener esta voz hoy y voy a hablar en nombre de tantas mamás que me escriben, me piden por favor, me imploran que hable por ellas. Yo, lamentablemente todos saben lo que viví el año pasado, pero yo eso lo vivo hace 20 años. Mi hijo tiene 40 años y hace 20 años que sabemos que es adicto. Hace 20 años que damos esta batalla y que no tengo un sábado a la noche de paz, no puedo dormir con el teléfono apagado porque no sé qué va a pasar con mi hijo al día siguiente, porque no sé si cuando amanece va a estar vivo”, sostuvo Marina.