Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Jorge Lanata
Jorge Lanata

ESPECTÁCULO

Jorge Lanata recordó su trasplante y confesó lo que le dijeron: «Me pareció macabro»

A causo del impacto que generó su entrevista a Javier Milei, Jorge Lanata habló de su trasplante y contó lo menos pensado.

<

Jorge Lanata y Eduardo Feinmann una vez más salieron al aire de Radio Mitre, para protagonizar el pase entre sus programas «Alguien tiene que Decirlo» y «Lanata Sin Filtro». Allí siempre se meten de lleno en los principales temas de actualidad. Tanto a nivel político, económico como social. En la emisión más reciente, analizaron la revolución que generó la entrevista de Jorge a Javier Milei. Y en ese contexto, recordó su trasplante y confesó lo que le dijeron: «Me pareció macabro».

«Cuando yo me tuve que trasplantar, viene una persona a decirme a mi casa ‘¿Por qué no comprás un riñón en Bolivia?’ Me imagino que vo sabés que ya en Bolivia como en la India, los órganos se pueden vender, está legalizado. A mí me pareció macabro. Obviamente nunca se me ocurrió algo así, en mi vida. Yo después pensaba, imaginate un pobre pibe que quiere estudiar derecho y no tiene un mango…«, expresó en primera medida.

«Entonces me vende un riñón a mí para poder estudiar. Es muy siniestro«, insistió. «En la nota con Milei su razonamiento da para mucho porque ahí también depende de muchas cosas que no se dijo ayer en la nota de Milei, que si lo dijo el director del INCUCAI cuando habló con vos. Puede comprar el que tiene plata porque ¿qué pasa que si el que necesita un órgano no tiene un mango?», sentenció Lanata.

«Lo que dijo Milei me parece lógico pero desde lo que él piensa. Él cree que el Estado no tiene que estar o lo menos posible. Yo también creo que hay que achicar el Estado pero no a ese extremo», acotó el conductor de «Lanata Sin Filtro». «Pasa que no existe en ningún lugar del mundo un Estado que no existe. Alguien tiene que relugar», señaló Eduardo.

«Lo que piensa de Milei es lo mismo que piensa el Partido Obrero, tendría que verlos gobernando alguna vez. Son posiciones muy teóricas. Yo creo que Javier es una cara política del 2001, de la bronca del 2001, del ‘Que se vayan todos’. No es metafórico, la gente en el 2001 quería que se fueran todos. Y ahora tiene una cara política», cerró Jorge.