Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Julia Mengolini

ESPECTÁCULO

Julia Mengolini fulminó a Ángel de Brito y sus panelistas: «Sarta de cacatúas amargadas»

La comunicadora se defendió de los dichos del programa de espectáculos con un posteo en Instagram.

<

Julia Mengolini recogió el guante y fulminó a Ángel de Brito y sus panelistas. El jueves, durante la emisión de LAM, el equipo del programa de chimentos de América TV se enojó con la periodista porque se negó a darles una nota. La determinación de la presentadora radial molestó al conductor y su equipo, quienes le dedicaron palabras duras en vivo.

Lo cierto es que el «conflicto» no se disolvió ese día y el viernes se volvió a tratar el tópico en LAM luego de que Mengolini ratificara su postura sobre Ángel y las columnistas que lo acompañan cuando estaba al frente de «Segurola y Habana», el programa que hace a diario por Futurock FM. De Brito tomó conocimiento de lo que se dijo en la radio de Julia y volvió pegarle.

Finalmente, la abogada (Mengolini) decidió hacer un posteo al respecto en sus redes sociales este sábado. «Decir, como decía el loco Bielsa, ‘son el enemigo que enaltece’ sería darles mucho crédito», dijo la comunicadora al pie de una imagen que tomaron las cámaras de ciclo de noticias del espectáculo cuando Julia se negó a hablar.

Posteriormente, lanzó: «Pero tenerlas de enemigas (incluyo al jefecito) a esa sarta de cacatúas amargadas, gorilas fachas, mersas aspiracionales, brutas, malas entre ellas, malas porque si, malas porque son empleadas del poder, me divierte un poco. Sigan pegándome, no saben lo que me divertí y la de nuevos amigos que me hice estos días».

Los orígenes de la mala relación entre LAM y Mengolini

La mala onda entre las partes empezó a gestarse unos meses atrás cuando se difundió la pauta oficial que recibe la emisora que fundó Julia, financiamiento al que acceden múltiples medios de comunicación, incluso aquellos opositores a la gestión actual. Por ese motivo, señalaron a Mengolini como «chorra» y dudaron de otro método que Futurock tiene para sustentarse: las suscripciones de sus oyentes.