Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Fernández

POLÍTICA

Rusia-Ucrania: Alberto Fernández disipó dudas sobre la posición argentina ante el conflicto

Alberto Fernández también condenó la guerra y propuso el diálogo para terminar con la invasión rusa en Ucrania.

<


El presidente Alberto Fernández convocó a Rusia y Ucrania a dialogar para resolver el conflicto bélico que tiene repercusiones negativas en todo el mundo, dejando en claro la posición argentina. Participaron líderes de Alemania, Estados Unidos, Japón, Canadá, Italia, Reino Unido y Francia. Al mismo tiempo, realizó comentarios acerca de los sobrecargos del Fondo Monetario Internacional (FMI)

El jefe de Estado disipó versiones sobre la posición de Argentina. «La Argentina condenó la invasión de Ucrania por parte de la Federación de Rusia. Una vez más reclamamos el pleno apego a todos los principios del multilateralismo. Creemos en la solución pacífica de las controversias y en el pleno respeto de los derechos humanos», resaltó Fernández al cerrar su primera participación de la jornada en la Cumbre de Líderes. Esta tiene lugar en el Schloss Elmau, un castillo bávaro en Alemania.

En su primer mensaje del día ante el plenario, sostuvo que el país «desde un comienzo reclamó el cese de las hostilidades» y ahora llama a «impulsar el diálogo entre las partes involucradas«. «La historia da cuenta de que cada conflicto terminó, con acuerdos logrados sobre la base de iniciativas concretas. Tomemos ya la iniciativa en procura de la paz. Hagámoslo antes de que sea demasiado tarde. El mundo entero, y no exclusivamente Europa, precisa una paz duradera, resistente y sólida», indicó.

El sueño de un «nuevo orden internacional»

«La guerra que nos ocupa es una tragedia. Los flujos comerciales y la logística, ya seriamente dañados durante la pandemia, llegaron a un punto crítico. Los mares están militarizados. La guerra promueve el gasto en armamentos en detrimento de la inversión en proteínas, salud o educación que tanto necesita la humanidad», afirmó Alberto Fernández. A la vez, recordó que «el 27 de junio de 1947, hace 75 años, se inició la conferencia de París que abrió el camino al Plan Marshall que ayudó a Europa a recuperarse tras la Segunda Guerra Mundial».

«En América Latina y el Caribe no soñamos con un nuevo Plan Marshall. Nunca tuvimos uno. Pero soñamos con un nuevo orden internacional donde los esfuerzos se equilibren y las ventajas se distribuyan con criterios de equidad. Soñamos con no ser discriminados por el mundo central y condenados a la marginalidad y al olvido», aseguró el jefe de Estado.

El pedido de Alberto Fernández al FMI

Por otra parte, llamó al FMI a repensar sobre las exigencias sobre los Estados con altas deudas soberanas, incluido el argentino. «Quiero alzar mi voz en esta Cumbre para abogar por la construcción de una nueva arquitectura financiera internacional que incluya a las periferias del mundo. Los Derechos Especiales de Giro emitidos por el FMI constituyen una oportunidad para mejorar las condiciones sociales. La canalización de los DEG’s a través del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad debe incrementarse incluyendo a los países de renta media», destacó.

«La política de sobrecargos cobrados por el FMI también debe ser revisada. Constituyen una penalización inadmisible en las circunstancias dramáticas que hoy vivimos. Así lo recomendó el G20 antes de que la guerra se desatara. Los derechos fiscales para las grandes corporaciones multinacionales, especialmente en la economía digital; el impuesto mínimo global como medio de implementación de protección climática; y un nuevo marco de tratamiento de las deudas soberanas también requieren una urgente implementación», subrayó.