Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Belén Francese
Belén Francese

ESPECTÁCULO

Belén Francese reveló lo que vivió en el bautismo de su hijo: «Moria estaba como loca»

La rubia rememoró una situación que generó un gran revuelo en medio de un festejo.

<

Un momento realmente desopilante fue el que se vivió en “Socios del Espectáculo”, el programa que llevan adelante Adrián Pallares y Rodrigo Lussich a través de la pantalla de Canal Trece. Quien estuvo presente fue nada más y nada menos que Belén Francese, la vedette que no dudó en hablar del gran cambio que hizo en su vida luego del nacimiento de sui hijo Vitto.

Sin embargo, sus declaraciones que más llamaron la atención, tuvieron que ver con lo que sucedió meses atrás en el bautismo de su bebé, y que tuvo a Moria Casán, la madrina del nene, como una de las grandes protagonistas, según lo que ella misma se encargó de revelar delante de los televidentes que siguen a diario el formato dedicado a la farándula.

“Fue muy cómico que en el bautismo Moria Casán decía ‘tráeme a la vecina’. Son muy conventilleras. Bajaron dos señoras a preguntar que por qué tanta permisividad, porque extendimos el sum por la parte de afuera”, reveló sobre los problemas que tuvo con sus vecinos por el festejo que ella decidió hacer en uno de los lugares comunes.

Moria estaba como loca, quería encontrarla, pero se escondió la vecina. Unas ridículas totales. Pero yo me mudo la semana que viene, así que no me importa”, sostuvo Belén Francese, quien no dudó en contar el motivo de la elección de Moria para que sea la madrina de Vitto. “Sentí que tenía que ser ella porque fue, junto con mi hermana, la persona que más estuvo presente en mi embarazo», sentenció.

Fuertes inconvenientes

No es la primera vez que Belén se enfrenta a sus vecinas, ya que durante la pandemia, y luego de dar positivo de covid, también vivió una situación incómoda. “Los denuncié porque fue muy denso el hostigamiento. Me mandaban mensajes diciendo: ‘Ni se te ocurra salir de tu casa’, mientras ellas bajaban con brushing y pestañas postizas a dar notas y hablar barbaridades, como decir que yo contagié a todo el edificio. Súper desconsideradas. Ahora son buena onda, pero antes ni aparecieron. Mi casa es como un templo, me llenaban de ofrendas: flores bombones, un montón de cosas. Fuera de esas tres personas, el resto son amorosos”, sentenció.

Moria Casán
Moria Casán