Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
River

RIVER PLATE

«Ladrones»: Farinella explotó por la polémica eliminación de River en la Libertadores

El periodista disparó contra la Conmebol por la actuación de la terna arbitral y el VAR.

River no jugó bien a lo largo de la serie contra Vélez, pero cuando llegó al gol se lo anularon por una supuesta mano que luego de más de cuarenta repeticiones Roberto Tobar no pudo detectar. Además, hubo tres jugadas polémicas dentro del área del Fortín que el VAR no llamó a revisión y Leonardo Farinella explotó: «Ladrones».

El periodista se descargó con varios tuits y una nota que publicó en TyC Sports: «Después de la campaña mediática más grande que se conozca inventada por los bosteros para no asumir nuestra evidente superioridad futbolística, la Conmebol se juramentó que River no ganara nunca más. Es así. No hay manera de ganar cuando los árbitros no quieren. Esta vez los árbitros no quisieron».

«Vergüenza. La Conmebol decidió eliminar a River con un arbitraje bochornoso de Tobar y el VAR. Anularon un gol legítimo entre otros fallos indignantes. Como en la semifinal con Palmeiras resultó escandaloso, hecho a propósito, un trabajo a medida para eliminar a River. La indignación es enorme y hay que plantearse por qué motivo la Conmebol nos sigue perjudicando una y otra vez», agregó.

«Ladrones. El VAR no quiso que River ganara. No hubo nada. Van a inventar lo que quieran inventar y van a salir todos los bosteros en las redes a mostrar fotos que desnaturalizan, pero ya los conocemos. Todos los que más o menos vemos fútbol sabemos que este tipo de jugadas inclinan la balanza para donde la Conmebol quiere. Punto. Habrá que pedir explicaciones. Una vez la Conmebol más nos cagó. Felicitaciones«, sentenció.

Los polémicos audios del VAR

Luego de que los brasileños Rafael Traci y Braulio Machado, encargados del VAR, llamaran a Tobar a revisar una supuesta mano, el árbitro aseguró: «Para mí es gol. No me parece mano». Sin embargo, desde la cabina le insistieron al juez en campo de que el grito debía ser anulado e insólitamente la decisión final la terminó tomando el asistente número dos Claudio Ríos.