Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Lourdes Sánchez
Lourdes Sanchez

ESPECTÁCULO

Lourdes Sánchez se sinceró en el ciclo de Andy Kusnetzoff: «De milagro»

La figura decidió sincerarse durante el programa, y compartir lo que tuvo que vivir años atrás.

<

Como todos los sábados, anoche Andy Kusnetzoff volvió a la pantalla de Telefe con un grupo de invitados, para llevar adelante una nueva edición de ‘PH Podemos Hablar‘. Entre las figuras que se acercaron al punto de encuentro estaba Lourdes Sánchez, que se animó a pasar y sincerarse al hablar de un momento muy duro que vivió años atrás.

Durante la emisión de ayer de ‘PH Podemos Hablar’, uno de los temas en el punto de encuentro fue los que vieron la muerte de cerca. Rápidamente, pasaron todos al frente y comenzaron a contar sus experiencias. Hasta que fue el turno de Lourdes Sánchez, y compartió: «Tuve tres momentos de mi vida en que estuve cerca de la muerte».

Entonces, explicó que a los 5 años tuvo algo en los riñones, donde no se pudo mover durante diez días. Posteriormente, contó que, a los dos años, estaba en el colegio, y les mostró a sus compañeritas como hacer la medialuna. Pero, después compartió: «Siento que se me cierra la mano sola, no la podía abrir. Voy a la señorita, y de repente se me empieza a girar el brazo solo y me empiezo a desvanecer. Me estaba dando un ataque de epilepsia sin ser epiléptica, como una convulsión».

«Me empiezan a hacer un montón de estudios y los mandan a México, con el diagnóstico de que yo tuve un aneurisma. Mientras tanto, mi mamá me lleva a una monjita, que me pone la mano en la cabeza y reza para que este bien y me cure. Cuando mandan de nuevo los estudios de México dicen ‘esta chica no tiene nada’. Desapareció… fue la monjita para mí, yo estoy segura», expresó Lourdes Sánchez.

Finalmente, recordó el episodio que vivió en el 2018, donde tuvo una infección en los ovarios. «Yo entraba al quirófano de urgencia para sacarme un quiste. Con el Chato estábamos en un momento difícil de pareja, pero lo llaman y no sé cómo, llega cuando yo estaba por entrar al quirófano. Eran cuarenta minutos, pero la operación duró más de 3 horas, porque se encontraron con otro panorama», comenzó contando.

«A cada hora lo llamaban al Chato y le decían ‘le vamos a tener que sacar las trompas’, y él decía ‘pero las trompas, es mujer… Pero bueno, es para salvarle la vida, se muere sino'», explicó Lourdes. Luego, agregó: «Cuando yo me despierto, no entendía nada. Recuerdo a dos amigas, que estaban ahí, que me dijeron ‘Lourdes, te salvaste de milagro’. Después vino la doctora y me dijo ‘no Lourdes, no sabes…’. Yo no entendía nada, fui cayendo después».