Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Tarifas

SOCIEDAD

Segmentación de tarifas: de cuánto será el aumento para los no subsidiados

El formulario para el subsidio de tarifas está disponible en la página oficial del Gobierno desde el 15 hasta el 26 de julio según la terminación de DNI.

El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, reveló la forma en la que el Gobierno Nacional procederá a implementar el aumento de las tarifas de luz y gas para los no subsidiados. Por ende, aquellos que no se anoten, perderán el subsidio (teniendo que abonar los servicios completos) y sufrirán la segmentación. Además, sostuvo que las nuevas disposiciones se comenzarán a implementar a partir de agosto y criticó a la gestión de Mauricio Macri.

A nivel eléctrico, van a ser unos 3.000 pesos adicionales”, dijo Martínez a NA sobre el aumento para quienes perderán la cobertura del Estado y agregó que esa suba en la tarifa de luz será en etapas. “A partir de septiembre, van a llegar primero unos 1.200 pesos a aquel que va perdiendo el subsidio”, explicó al respecto el funcionario en declaraciones televisivas. Las restantes cuotas, añadió, completarán los $3.000.

¿Qué se espera de la segmentación de tarifas?

La llamada segmentación de tarifas, que finalmente se puso en práctica luego de meses de dilatación y discusión en el Frente de Todos, es implementada por el Gobierno ante la crisis energética y financiera. El objetivo es que el Estado deje de financiar el consumo de aquellos usuarios que –por su condición socioeconómica– pueden afrontar la totalidad del pago de sus boletas. Espera que esta medida aliviane los altos niveles de demanda energética que se registran actualmente, así como también las arcas públicas en medio de un ajuste fiscal.

La medida se corresponde a un pedido directo del Fondo Monetario Internacional (FMI) a la Argentina, incluida en el acuerdo que ambas partes fijaron para saldar la deuda de USD 45 mil millones. Según el organismo multilateral, la quita de subsidios energéticos es clave para que el país achique su gasto público y su déficit, aspectos que han agravado la crisis. 

“El objetivo principal de la medida es hacer un uso más inteligente de los servicios. Y la única manera de no derrocharlo es con justicia social”. El secretario de Energía remarcó que “se trata nada más del decil más alto que va a pagar este aumento” y que “al resto de los ciudadanos no se le va a tocar la factura más de lo que ya se le habilitó en las audiencias públicas de las últimas semanas”.

Defensa contra las críticas

En las últimas semanas, el área que encabeza Martínez ha estado bajo la lupa mediática tanto por los roces con el Martín Guzmán por la política fiscal del ahora exministro de Economía como también por los faltantes de gasoil que experimenta el país, que derivó en diversos paros en todo el país de transportistas. El funcionario nacional, por último, puso de ejemplo la situación que se vive en otros países respecto a los consumos de energía y disparó contra la administración pasada de Cambiemos en el sector. Esta era comandada inicialmente por Juan José Aranguren y luego por el ahora intendente de Capitán Sarmiento, Javier Iguacel.

“China con cortes programados, Francia controla el uso de los aires, Alemania insiste en tender la ropa. Y la Argentina bate récords de demanda”, alertó respecto al primer tema. Sobre la gestión de Macri (entre 2015 y 2019, las tarifas de luz subieron alrededor del 5.000%, mientras que el gas un 1.900%), concluyó en que “redujo un 7% del consumo de la energía porque el país que el tan mal manejaba se estaba desinflando”.

Palabras de Juan José Aranguren

En una entrevista concedida a Radio Continental, Aranguren indicó que se siguen «repitiendo errores y se distorsionan precios con la segmentación de tarifas, lo que en el largo plazo termina siendo perjudicial». En declaraciones radiales, el expresidente de Shell Argentina dijo que el costo de la energía «se lo está pagando igual. ¿Cómo puede ser que con tarifas energéticas controladas haya esta inflación?».

«Al no tener energía suficiente hay que importarla y hacerle frente a su costo: la estamos pagando de forma indirecta», advirtió. Además, propuso que la energía tenga el «valor percibido real, de lo que cuesta producirla. Para poder subsidiar a los hogares vulnerables, tiene que haber una tarifa social federal». A su vez, advirtió que con este método «se van a generar grandes injusticias».