Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Andy Kusnetzoff
Andy Kusnetzoff

ESPECTÁCULO

Una figura sorprendió a Andy Kusnetzoff con una anécdota: «Hasta que la causa prescriba»

El conductor quedó paralizado frente a lo que decidió contar la figura en medio del programa.

Cada sábado, Andy Kusnetzoff llega a la pantalla de Telefe con un nuevo grupo de figuras, para llevar adelante una nueva edición de ‘PH Podemos Hablar‘. En el último programa, Lizy Tagliani se acercó al punto de encuentro, y sorprendió al compartir su historia de vida al aire. Sin embargo, quedaron todos sorprendidos cuando compartió una particular anécdota.

Sin lugar a dudas, Lizy Tagliani es una de las figuras más destacadas del mundo del espectáculo, y siempre deja todo en cada programa al que va. Esto mismo se pudo ver el sábado pasado, durante su participación en ‘PH Podemos Hablar’, donde compartió su historia de vida. A su vez, decidió contar varias anécdotas que sorprendieron a todos.

En un momento, Andy Kusnetzoff pidió que pasen al frente los invitados que protagonizaron un accidente insólito. Rápidamente, todas las figuras pasaron al frente, y Lizy Tagliani decidió compartir: «Arranca ‘Los Bonobos’, debut, sala llena. Yo, como siempre, ensayo, pero no me quiero producir. No hice la pasada general, la hice con mi ropa, así que me cambié directo para el debut».

«Entonces, me pongo las pantis y arriba mis zapatos, que cada zapato mío es como una mesita de luz. En un momento, yo revoleo la pata y vuela el zapato. Estaba planeado para que vuele a una puerta, que es donde vuela todos los días. Lo que pasa es que el zapato vuela, hace 8 metros para arriba, 6 filas, y va al ojo de una de las espectadoras», contó Lizy entre risas.

Sin embargo, luego explicó: «Me terminé haciendo amiga de Olga… la terminan sacando, y ella contenta porque le había pegado el zapato mío. Así que ambulancia, el ojo hinchado, estaba pobrecita que no daba más en el estreno. Ella, encima, nunca se corrió, porque dijo ‘esto está todo preparado, cuando llega el zapato acá, se corre’. Así que, me hice amiga durante dos años, hasta que la causa prescriba, y ahora ya no le hablo más».