Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Cormillot

ESPECTÁCULO

Alberto Cormillot pidió disculpas tras su repudiado comentario: «Me traicionó»

El médico no puede salir del ojo de la tormenta después de lo que dijo.

<

Un verdadero escándalo. Eso es lo que se ha generado en las últimas horas en torno a uno de los médicos más reconocidos de los medios de comunicación de nuestro país, como es el caso de Alberto Cormillot. Y es que en «La p… ama», el programa que lleva adelante Florencia Peña a través de la pantalla de América TV, lanzó un comentario que fue repudiado en las redes.

«El ejemplo que yo doy es ‘la gordita de la oficina’. Si sos una chica que pesa 120 a 130 (kilos) en la oficina, muy posiblemente tus amigos, si te ponen la mano encima, te la ponen como un buen compañero. Si vos bajás 30, 40 kilos, ya dejan de ponerte la mano encima como un buen compañero y te ponen la mano encima con otra intención, ¿no?», lanzó.

«Eso puede parecer una discriminación pero eso así», afirmó Alberto Cormillot sin pelos en la lengua. Ante semejante revuelo que se generó, el marido de Estefanía Pasquini debió volcarse en sus redes sociales. «¡Perdón! ¡¡¡¡¡Di un ejemplo antiguo!!!!! Me traicionó el haberlo escuchado, sin compartirlo, centenares de veces. ¡Lo de la mano era simbólico! ¡Perdóóóóón si alguien se molestó!», sentenció en su Instagram.

Tajante

Una de las voces más críticas hacia los dichos de Cormillot, fue la de la escritoria feminista Florencia Freijo. «Cormillot dijo que si una ‘chica gordita’ (sic) es tocada en el hombro en la oficina será con intenciones de amistad, pero que si baja 40 Kg ahí sus compañeros tendrán otra intención. Pone la deseabilidad del otro como algo a lo que hay que aspirar. Pero eso no es todo lo que esta mal», apuntó.

«Pone en el centro de su discurso misógino y gordofóbico, la mirada masculina como validación. A la par, dice que las mujeres gordas no pueden ser deseadas o amadas y NATURALIZA que te toquen en la oficina con intención sexuales. TREMENDO. Miren que yo soy cuidadosa con no poner palabras en la boca que el otro no dijo eh, pero esto no tiene segundas lecturas. Vale recordar la cantidad de mujeres que por no ser hegemónicas no les toman la denuncias de violación o acoso», finalizó.