Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Pollo Álvarez
Pollo Álvarez

ESPECTÁCULO

El Pollo Álvarez perdió la paciencia con un dirigente piquetero e interrumpió el móvil: «Chau»

El conductor se enojó durante una nota y no le tembló el pulso en darla por finalizada.

<

«Nosotros a la mañana» vivió un momento atípico hoy al aire. Es que el Pollo Álvarez charló con Eduardo Belliboni, el representante del Polo Obrero, quiénes marcharon hoy para pedir por un bono, aumento de sueldos y planes sociales. Si bien la charla venía sobre ruedas, el conductor perdió la paciencia por un reclamo del dirigente piquetero e interrumpió el móvil para sorpresa de todos. Tras unos minutos de calma, finalmente pudieron retomar el debate.

El incómodo momento comenzó luego de que Belliboni se enfureciera al ser cuestionada la cultura del trabajo de sus representados. «No coincido en nada con usted. Filosóficamente usted está llevando la discusión a un terreno reaccionario. Que la gente no tiene cultura del trabajo, que son vagos. Lo único que falta es que les digamos que son negros», expresó el representante del Polo Obrero, visiblemente enojado.

«Está muy agresivo», le retrucó el panelista de «Nosotros a la mañana» Carlos Monti. A lo que Belliboni le respondió: «Agresivo es decirle planero a una persona. Yo tengo una asamblea ahora, así que si no me dejan hablar, me voy». «Eduardo, me escucha un segundo antes de hablar», pidió por su parte el Pollo Álvarez. Sin embargo, el dirigente piquetero no quiso saber nada: «No, no lo escucho nada. Usted me escucha a mí o no me escucha. Es fácil», sentenció.

Furioso, el Pollo Álvarez decidió dar por terminado el móvil: «Chau, Eduardo. Gracias», manifestó la figura de El Trece. «Estaba haciendo la previa para que él hable. Le quería decir que nadie había dicho eso. Cuando alguien se pone así…», agregó el conductor, explicando su decisión de dar por finalizada la nota. Tras unos minutos de calma, finalmente el representante del Polo Obrero retomó el móvil para hacer su descargo.

«No me gusta discutir, no me gusta pelear. Pero cada vez que empiezo a hablar, no me dejan desarrollar una idea. Yo veo que a otras personas que hablan en los medios cuarenta minutos y no les repreguntan nada. Yo hablo dos segundos y me interrumpen cuatro personas, no se puede hablar así. No quiero ser agresivo», cerró el dirigente social, tratando de calmar las aguas. Sin dudas, se vivieron momentos de mucha tensión en «Nosotros a la mañana».