Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

Luciana Geuna rompió en llanto en pleno noticiero al hablar de un nene que fue baleado: «Perdón»

La comunicadora se mostró movilizada ante el relato de la madre del pequeño.

<

Un momento realmente fuerte fue el que se vivió en el noticiero central de Canal Trece. Todo se inició cuando Luciana Geuna y Diego Leuco presentaron una nota sobre lo ocurrido en Ciudad Evita, donde un nene de 12 años fue baleado cuando regresaba del colegio. Si bien está fuera de peligro, el relato de su mamá conmocionó a la conductora.

«Joaquín llegó con un disparo que le ingresó por el pómulo derecho y salió por detrás de la oreja izquierda. Perdió mucha sangre y fue vital lo que hicieron, pero además, con una fractura del pómulo, del tabique. Tiene comprometido el maxilar y tiene que ser operado. Fue un milagro, está vivo, está estable», comenzó señalando la cronista.

«Hoy mi día fue así. No puedo dejar de pensar cada palabra de mi hijo. Desde ese llamado hasta este momento… Como que estoy en una cápsula, no sé. No puedo dormir, estoy acá de pie, mi corazón está detenido por la tristeza, por la injusticia, porque no es justo que vivamos así. Tengo a mi hijo vivo, pero no me quiero conformar con eso. No quiero eso para él, no quiero eso para nuestras vidas. Fue terrible», sostuvo la mamá del nene.

Fue en ese momento cuando Luciana Geuna intentó dirigirse a la mujer, pero sin poder contener las lágrimas. «Natalia, buenas noches, muchísimas gracias por hablarnos, es muy difícil para todos. Tenés un… Me cuesta mucho, perdón», señaló la reconocida periodista y le pidió a su compañero que continuara él con la entrevista.

«Es muy difícil escucharte, Natalia, es muy difícil lo que pasó por un montón de cosas. Vos hablás del llamado que te hace Joaquín cuando estaba siendo asistido. ¿Pudiste hablar con él? ¿Cómo está?», indagó el comunicador. «El está bien. Habla, ahora estaba mirando la tele, mira su celular, habla con sus compañeritos…», sostuvo la mamá.

«Pero anoche estuve toda la noche con él, le decía que duerma, que descanse. Porque todo el tiempo me saca el tema: ‘¿Viste mi remera?’, ‘Me hice encima’… Tenía mucho miedo. Y eso es lo que a mi me quiebra. Me quiebra que haya gente que pueda truncar tan fácil la vida de un niño. Porque él es un niño», finalizó Natalia delante de la cámara.