Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Andy Kusnetzoff
Andy Kusnetzoff

ESPECTÁCULO

«Nunca más»: una figura sorprendió a Andy Kusnetzoff con lo que contó en Telefe

Quedaron todos paralizados con lo que decidió compartir una invitada en el programa.

<

PH Podemos Hablar‘ es uno de los grandes éxitos de la pantalla de Telefe. Este año es su sexta temporada, y Andy Kusnetzoff continúa recibiendo a diferentes figuras, para compartir sus experiencias de vida en el punto de encuentro. Es por esto que, días atrás, recibió en el programa a Lola Cordero, que se animó a compartir una situación que vivió años atrás, y dejó sorprendido al conductor.

Durante la emisión del último sábado de ‘PH Podemos Hablar’, Andy Kusnetzoff les propuso a los invitados que se acerquen al punto de encuentro ‘los que tuvieron alguna vez un problema con la ley’. Rápidamente, todos pasaron al frente, y el conductor le propuso a Lola Cordero que comience contando su historia. «Complicado, no. Tenía 19 años, hace un año me había sacado la licencia de conducir, en España, concretamente en Sevilla. Manejaba el auto de mi papá», comenzó detallando la figura.

«¿Viste cuando eres joven y crees que sos el Che Guevara, no te importa mucho la norma? Bueno… Rotonda, alguien que casi me pega, yo bajo la ventanilla y le digo ‘¿a dónde vas?’, el tipo me dice ‘andate a fregar los platos’. Entro en crisis, me bajo del auto, subo al capó del tipo y le golpeo el cristal. ‘Los platos tu madre’… me calenté, me broté», compartió Lola Cordero, sorprendiendo a todos.

Entonces, explicó que «un policía, que gracias a Dios era buena onda, me dijo ‘vení nenita, bajá, ¿Qué andas haciendo? No se hacen esas cosas, calmate’. Consiguió controlarme y me acompañó a mi casa. Yo terminé en el auto policial, en la parte de atrás, el otro policía llevó mi auto. Me dijo ‘está todo bien, pero ahora vas a ir a tu casa y le vas a decir a tu papá que vos no estás capacitada para manejar hasta que no pase un tiempito'».

Rápidamente, Andy Kusnetzoff le consultó si se lo dijo a su padre, y Lola sentenció: «No, me callé, me fui a dormir, no dije nada. Al día siguiente le dije a mi padre que me daba cosa, que volvía a la bicicleta y a la moto. Desde entonces, nunca más volví a manejar». Sin dudarlo, el conductor no pudo ocultar su sorpresa, al expresar: «¡No!». Entonces, Lola explicó: «Tengo un cargo de conciencia, todavía desde entonces, porque siento que no voy a saber manejar el encontronazo con el otro. Quedó y nunca más volví a manejar».