Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argentina

ECONOMÍA

Argentina le pagó una cuota al FMI y las reservas del BCRA quedaron en rojo

Luego del pago al FMI, las reservas internacionales de Argentina quedaron en el piso más bajo en seis años.

<

Argentina tiene un serio compromiso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que debe cumplir. El acuerdo tiene tres revisiones anuales para ver si el país cumple con las políticas que exige el organismo internacional. Además, deben ir pagando una serie de cuotas sobre el préstamo para comenzar con su devolución, la cual no tiene una fecha pactada.

Del miércoles al jueves 22 de septiembre, las reservas internacionales del Banco Central de la República Argentina cayeron abruptamente a raíz del pago de uno de estos vencimientos. El monto final fue de US$ 2.600 millones hacia las cuentas de la entidad financiera y así los números finales del BCRA quedaron en rojo dependiendo exclusivamente de la liquidación de divisas según NA.

Con este pago, las reservas quedaron a un paso de perforar los US$ 36.000 millones, lo que indica que la autoridad monetaria está cerca de quedar sin reservas netas. En su gran mayoría, las reservas de Argentina están compuestas por los swaps con China, un último recurso que el Gobierno evita usar porque no saben si podrán reponerlo.

¿Y el dólar soja?

Gran parte del pago al FMI se solventó con el programa que lanzó el Gobierno para incentivar la liquidación de las empresas sojeras. Tal es así que en menos de 48 horas giraron todo el dinero de las cosechas más una parte de las reservas anteriores para pagarle a la entidad financiera. Así es como ahora esperan que para la semana entrante los demás ingresos de parte del campo sean acumulados.

También se espera que en los próximos días Argentina reciba un desembolso de parte del organismo por US$ 3.900 millones, lo que daría una tranquilidad financiera. Cabe señalar que las reservas netas son las únicas que garantizan un poder de intervención sobre el mercado y realizan un mejor manejo de las expectativas para el sector financiero.