Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
FMI

ECONOMÍA

Cuánto debe pagarle la Argentina al FMI en lo que resta del año

En este marco, el ministro de Economía Sergio Massa inicia una gira por EEUU, que incluye el primer cara a cara con Kristalina Georgieva.

<

La Argentina deberá afrontar vencimientos de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 8.200 millones de dólares en lo que resta del año. En este sentido, es indispensable para el equipo del ministro de Economía Sergio Massa lograr que el organismo confirme un desembolso por casi la mitad de esos fondos. Así se desprende de un informe de la Fundación Mediterránea.

Según el relevamiento, el saldo de las turbulencias financieras que se iniciaron a principios de junio no ha sido neutro.  Así, el sector público “ha quedado más endeudado, las reservas del Banco Central más flacas y las expectativas de los agentes económicos más sensibles a cualquier contratiempo”, indica el estudio privado, acorde a lo recopilado por la agencia NA.

“El impulso fiscal voluntarista del primer semestre, su financiamiento inflacionario y el deterioro adicional en los precios relativos no hicieron más que definir un piso cada vez más elevado para la tasa de inflación”, agregó. Y señaló que este año comenzó con una inflación interanual de 50%, en mayo ya había superado el 60%, para julio se ubicó por encima del 70% y apunta a cerrar el año en el 90%.

“El gobierno presume que tendrá que sobreactuar el frente fiscal para acceder a algún tipo de dispensa, en caso de que no se acumulen suficientes reservas para la revisión de las metas de fin de setiembre. Hasta ahora, la mirada de Washington ha sido contemplativa, pero no conviene perforar ciertos límites”, advirtió la Fundación Mediterránea. Al mismo tiempo, remarcó que para no caer en default, Argentina necesita asegurarse los desembolsos del segundo semestre, los cuales, acumulados, rondarían entre los 8.200 millones de dólares.

En lo que va del año, las compras netas de dólares en el mercado oficial de cambios por parte del Banco Central alcanzan sólo a 16,3 millones de dólares en las operaciones con el sector privado, cuando en igual período de 2021 el monto acumulado había sido de 7.500 millones. No obstante, sus reservas externas han caído 2.600 millones de dólares desde diciembre pero, sin los ingresos netos originados en las transferencias de DEG (la moneda del FMI), la merma habría sido de 5.200 millones.

“El gobierno implementó un tipo de cambio diferencial para las operaciones asociadas al complejo sojero, pero éste perdió vigencia el pasado 31 de agosto, con resultados decepcionantes”, consignó el estudio. Se había anticipado que desde el primero de septiembre se harían mucho más potentes los incentivos, pero este anuncio se pospuso por dilemas que no son fáciles de resolver, explicó.

Dijo que las opciones van desde la fijación de un “dólar oficial especial” de $200 por 30 días, hasta la emisión de un bono de crédito fiscal por las retenciones durante ese período, pasando por una “mezcla” de tipos de cambio más simple y contundente que la que expiró el 31 de agosto, quizá permitiendo la liquidación de una fracción de las exportaciones por el “dólar CCL”.

En el presente, la deuda interna en pesos del Tesoro multiplica casi por cinco el stock de esos compromisos en 2014, los pasivos remunerados del Banco Central eran equivalentes a 6% del PIB en 2014 y ahora a 9%. Advirtió que los riesgos de “emisión potencial” por algún accidente macroeconómico son mucho mayores ahora que en 2014, con una demanda de dinero viene en trayectoria descendente.

El viaje de Massa a Estados Unidos

El ministro de Economía Massa tendrá siete días intensos en Washington, en su primer viaje en el cargo, y buscará no sólo presentarse ante el establishment estadounidense y seducirlos para que inviertan en la Argentina sino también avanzar en la revisión de metas con el FMI. Estará sólo un día en Houston para reunirse con los popes de la petroleras Shell, Chevron y Total, al tiempo que también lo hará con las mineras Rio Tinto y Livent (Litio) y el grupo Amazon.

En un signo de la austeridad de los nuevos tiempos impuestos desde su llegada, Massa viaja sin delegación: será acompañado por su vocero Santiago García Vázquez y su asesor internacional Gustavo Martínez Pandiani. Llegará el lunes y arrancará las reuniones el martes por la mañana. Ya en los EEUU, la dinámica de trabajo será que algunos de los funcionarios que viajan en la avanzada se vayan incorporando estratégicamente a reuniones puntuales, en las que sea necesaria su participación, según del tema técnico que se trate.

Mientras Massa cierra los últimos detalles locales en una Argentina convulsionada políticamente en los últimos días por el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, una avanzada del equipo encabezada por Gabriel Rubinstein, secretario de Programación Económica, se reunirá desde el lunes con los técnicos del FMI, encabezados por Luis Cubeddu, para trabajar en la segunda revisión del programa de Argentina respaldado por el Fondo.

También forman parte del grupo de avanzada el jefe de Gabinete, Leonardo Madcur, y el secretario de Finanzas, Eduardo Setti. A ellos se suman Lisandro Cleri, el flamante designado director en el Banco Central, y Marco Lavagna, el titular del Indec. De esta forma, se verán las caras los equipos que ya trabajaron en estrecha colaboración de manera virtual.

En los encuentros, que comienzan este lunes por la mañana, continuarán las discusiones sobre las perspectivas macroeconómicas y sobre políticas para fortalecer la estabilidad y asegurar el cumplimiento con los objetivos del programa. Como cierre, se destaca el encuentro entre Massa y la titular del FMI, Kristalina Georgieva, programado para el 12 de septiembre en la sede del organismo internacional.