Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

«En sus últimos días»: Betiana Blum movilizada en pleno programa de Telefe al contar parte de su historia

La artista abrió su corazón como nunca antes y decidió dar a conocer parte de su vida y de lo sucedido con su familia.

<

Fue un momento realmente conmocionante el que tuvo lugar en «Podemos Hablar», el programa que lleva adelante Andy Kusnetzoff a través de la pantalla de Telefe. Una de las invitadas fue nada más y nada menos que Betiana Blum, una de las actrices más reconocidas, populares y queridas del mundo del espectáculo de nuestro país.

Sin rodeos, decidió hacer referencia a la muerte de su padre y a cómo atravesó ese momento tan doloroso en su vida. «Tuve la gracia de acompañarlo en los momentos finales. Estaba en Buenos Aires y me llamaron. Le dije al médico que me avisaran cuando estuviera en sus últimos días. Estaba mi mamá y mi hermano a los pies de la cama», comenzó señalando.

Delante de cada uno de los televidentes y de quienes estaban presentes en el estudio, decidió seguir abriendo su corazón. «Yo me senté al lado de él, le tomé la mano y le empecé a hablar. Lo fui guiando para que se vaya bien, le dije que estuviera tranquilo. Tomé responsabilidad frente a él, su mano se iba enfriando y con un gesto en la boca, se fue», comentó.

«Siempre eso le agradezco mucho: de todo lo que él me dio, lo pude acompañar en un momento que no sabemos de qué se trata. Estábamos comiendo, yo era una nena. Le pregunté a mi papá qué pensaba que yo iba a ser de grande y él me dijo `lo que quieras´. Eso era mi papá y eso fue lo que me transmitió», apuntó Betiana Blum ante la atenta mirada de Andy Kusnetzoff.

Su visión sobre el casamiento

«Yo me crié en un pueblo en el Chaco. Mis padres, un matrimonio bien digamos. Cuando era muy chica pensé casarme, pero después, cuando vine a Buenos Aires a estudiar y a trabajar, tenía un novio. Por mi cabeza casarme, nada más lejos. Y mi mamá se empezó a preocupar porque veía que ya no era virgen. Se empezó a preocupar porque ya no me casaba. Ella necesitaba que yo blanqueara que estaba casada… y me casé. No estoy en contra del matrimonio. No es mi proyecto. En mi cabeza nunca estuvo», sentenció Betiana.