Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Marcelo Tinelli
Marcelo Tinelli

ESPECTÁCULO

Marcelo Tinelli se emocionó al recordar con una canción a su amigo Federico Ribero: «Siempre presente»

El empresario falleció en 2013 producto de un cáncer de pleura.

<

Marcelo Tinelli vivió una noche muy especial ayer en la gala de «Canta conmigo ahora». Es que el «Cabezón» se emocionó muchísimo al recordar con una canción a su amigo Federico Ribero, quien falleció en junio de 2013 a los 43 años tras una larga lucha contra un cáncer de pleura con metástasis en el pericardio y diafragma. «Si no te hubieras ido», de Marco Antonio Solís, fue el tema que le trajo un sinfín de recuerdos a la figura de El Trece.

«Yo siempre le dedico esta canción a mi amigo, a uno de mis mejores amigos, Federico Ribero, que falleció en el 2013 y este tema, me recuerda muchísimo a él. Así que va dedicado este tema a Fede que siempre estás presente con nosotros», expresó Marcelo Tinelli mientras el participante Lucas Díaz se preparaba para entonar el tema en cuestión. Casi el borde las lágrimas, el presentador se mostró realmente movilizado.

Federico Ribero, el gran amigo de Marcelo Tinelli

Cabe destacar que cuando Federico Ribero falleció en 2013, el «Cabezón» le dedicó un tierno mensaje en las redes sociales: «Te voy a extrañar muchísimo hermano del alma. Gracias por todo lo que aprendí a tu lado. Te amo por siempre», precisó en aquel momento el histórico conductor. Casado con la exmodelo Andrea Bursten y padre de Francesca y Stefano, el empresario era uno de los amigos más íntimos de la figura de El Trece.

«Empecé a pensar que lo realmente trágico hubiera sido que le pase a algunos de mis hijos. Podés ponerte en el lugar de víctima, enojarte, preguntarte por qué. Pero si te conectás con lo bueno, tenés más fuerzas para atravesar lo difícil. La mente tiende a llevarte a lugares de drama, pero lo único real es lo que te está pasando», declaró Federico Ribero meses antes de su muerte en una de sus últimas entrevistas.

«Empecé un camino espiritual. El conocimiento es saber un montón de cosas y la sabiduría es hacerlas. Todas las herramientas prácticas que me dieron, me ayudaron a sobrellevar este proceso. Y me enseñaron a no enojarme por cosas tontas, a ser más comprensivo, menos impulsivo, a no tenerle miedo a la muerte, a valorar lo bueno que la vida me da. Ya no pongo mi ego en muchas cosas. Ya no me lastiman», contaba el empresario.