Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Maria Rosa Fugazot

ESPECTÁCULO

«No tengo techo propio»: María Rosa Fugazot contó la decisión que ha tomado

La actriz hizo referencia a su trabajo y a lo que hizo con las propiedades que le pertenecían.

<

Muy directa y dispuesta a contarlo todo. De esta manera fue como se mostró una de las actrices más destacadas de su generación, como es el caso de María Rosa Fugazot. En esta oportunidad, la artista brindó una entrevista con el ciclo radial “Detrás de Escena”, donde habló de su determinación de dejarle sus casas a sus hijos.

No tengo ahorros y las veces que logré hacerme un colchoncito, lo invertí en la educación de mis hijos y en darles un techo a cada uno. Yo no tengo techo propio y no me interesa porque eso no me lo voy a llevar cuando me muera. Trabajé toda la vida y cuando no tenía laburo de actriz hice de todo: desde coser pullovers con una amiga hasta vender regalos empresariales. No se me caen los anillos y lo único que pido es salud y poder trabajar y que se me permita vivir con lo que gano», comenzó asegurando.

“Si bien tuve mi casa y con César Bertrand, mi marido, tuvimos también una quinta, luego repartimos todo: la quinta se la quedó nuestro hijo Javier y el departamento se lo dejé a mi hijo René y le hice la sucesión en vida así no tiene quilombos ni pierde guita cuando yo me muera con los tramiteríos», afirmó María Rosa Fugazot.

Contundente

Sin embargo esto no fue todo, ya que decidió ir por más. «Los dejé tranquilos en ese departamento a René con su mujer Belén y sus hijos Sofía y Franco, y yo me fui de prestado a la casa de una amiga que tengo hace 60 años. Como se fueron los inquilinos, me la ofreció y entré en un lugar que estaba con deudas y destruido. De a poco lo voy arreglando, me ocupo de conservarlo y pagar los muertos que dejaron ahí. Como tenía a otra amiga que estaba colgada como yo y sin tener donde vivir, la sumé conmigo y estamos las dos en la casa”, lanzó.

“La edad no me molesta y solo le pido a Dios que me dé salud, trabajo y poder seguir luchando. A mí lo que me mata es la falta de laburo porque tengo que pagar las cosas y si no trabajo, no como”, señaló. “Nací el 20 de diciembre de 1942 pero mi papá, muy distraído él, recién me anotó el 12 de enero de 1943. Era común en aquella época que te anotaran más tarde. Y mi apellido original es con S, Fugasot, porque así llegaron de Cataluña mis bisabuelos pero acá los anotaron con Z y como así figura en mi DNI, firmo siempre Fugazot con Z», finalizó.