Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Florencia de la V

ESPECTÁCULO

“Tocó fibras profundas”: la emoción de Florencia de la V

La conductora fue embajadora en un evento que lucha por los derechos de las minorías y contó su experiencia.

<

A pesar de sus compromisos con América TV, Florencia de la V también habla de otras cuestiones y usa sus redes sociales para reflexionar sobre diversas temáticas. En esta oportunidad, la popular animadora «Intrusos» se refirió detalladamente a la prenda que usó Conferencia Mundial por la Igualdad de Derecho, cuestión que fue más allá de la moda o a la apariencia.

Para comenzar, Florencia contó: “Quienes me conocen saben que tengo debilidad por los vestidos. Largos, cortos, con amplias faldas o de cortes clásicos, minimalistas, en todos los géneros, lisos o estampados. Esta predilección viene de mi infancia: recuerdo que podía pasar horas sola, dibujando mujeres con hermosos vestidos llenos detalles. Llenaba cuadernos con estos atuendos de ensueño, con el anhelo guardado bajo siete llaves en mi interior de que alguna vez fuera yo la modelo que los usara”.

«Jamás imaginé que ese objeto de deseo de mi infancia se convertiría en todo un símbolo para mí y el colectivo LGBTIQ+. Mientras que las lesbianas y hombres trans eran obligadxs muchas veces a usar vestidos, para las mujeres trans y travestis como yo, representaba un objeto de deseo. Lucirlo implica una gran declaración política por el estigma que hay sobre la identidad gay: ‘Vos querés usar vestidos, maricón’”, planteó.

En ese marco, la artista señaló: “La semana pasada, en el marco de la realización de la Conferencia Mundial de la Coalición por la Igualdad de Derechos (ERC) en Argentina, la Embajada de Países Bajos me convocó para ser la modelo del Amsterdam Rainbow Dress, un vestido obra de arte itinerante que intenta visibilizar la falta de derechos humanos para el colectivo LGBTIQ+ en más de 71 países”.

Reflexión final

“El Amsterdam Rainbow Dress no es un vestido más: detrás de su esplendor tiene un reclamo justo. Está confeccionado por todas las banderas de países donde ser del colectivo LGBTIQ+ es ilegal bajo pena de prisión, tortura o pena de muerte. Cuando un país ahí representado adopta una legislación inclusiva, la bandera respectiva es reemplazada por un arcoíris. La prenda abre el debate sobre un problema que nos interpela y nos hace reflexionar: lo importante que es el compromiso de todxs para que la igualdad no sea un privilegio para pocos. Fueron dos jornadas intensas de trabajo y estoy muy feliz y muy movilizada: este vestido tocó fibras muy profundas en mi interior”, detalló de la V para finalizar.