Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Adabel Guerrero
Adabel Guerrero

ESPECTÁCULO

Adabel Guerrero dejó una reflexión para sus seguidores: “El poder de las palabras”

La artista publicó un discurso motivacional para los usuarios que la siguen en sus redes.

Adabel Guerrero ha desarrollado un gran carrera sobre los escenarios y por eso ya es una figura conocida para el público local. En esta ocasión, la artista posteó un mensaje en las redes sociales que no tiene que ver con su faceta profesional sino que optó por dejar una reflexión positiva para las personas que la siguen en Instagram.

En primer lugar, la bailarina planteó: “Por inocentes que los creamos el poder de las palabras es inmenso y ejercen una gigantesca influencia en nuestro cerebro, nuestra salud y bienestar; llegando incluso a darnos o quitarnos la energía. El modo en que nos hablemos a nosotros mismos, también es sinónimo de bienestar o sufrimiento”.

“Nuestras palabras tienen el poder de crear y el poder de destruir, y esta capacidad también es aplicable a nosotros mismos. No escucharnos, dedicarnos afirmaciones negativas y reprimir lo que deseamos decir son algunas de las múltiples maneras en las que nos haremos daño, nos sentiremos frustrados y en las que, tal vez, consigamos alimentar una baja autoestima. Es entonces cuando los ‘soy incapaz’ o ‘no puedo’ se hacen eco en nuestra vida llegando a ser una realidad”, añadió.

En ese contexto Guerrero afirmó: “Si digo no puedo, es cierto ¡no puedo! Pero si digo ¡sí puedo! también es cierto porque lo dije también. A las palabras NO SE LAS LLEVA EL VIENTO, quedan enganchadas en nuestra mente y en nuestro corazón y así van dirigiendo nuestra vida, por el camino que le vamos indicando. Las palabras construyen realidades externas e internas y eso, es algo que debemos tener muy presente el día a día”.


“Si nuestro vocabulario es pobre y pesimista, así será nuestra vida. Queremos abundancia, queremos paz, queremos ser felices, pero con nuestra boca declaramos todo lo contrario. Cuando la incoherencia impregna nuestra existencia, lo que deseamos jamás llegará a cumplirse. De nuestras palabras depende nuestro futuro, así que empecemos a cambiar nuestra vida, cuidando las palabras que decimos y nuestra forma de hablar. Hagámoslo como si estuviéramos rodeados de niños siempre y nuestra vida se dirigirá por ese camino que deseamos transitar”, agregó a modo de conclusión.