Connect with us

Hola, qué estás buscando?

El IntransigenteEl Intransigente
Pablo Moyano

POLÍTICA

El giro de Pablo Moyano: suavizó sus críticas al presidente y acompañó a Sergio Massa

Tratando de calmar las aguas en la CGT, Pablo Moyano se mostró más permisivo con el Gobierno.



La Confederación General del Trabajo (CGT) volvió a la primera plana de las noticias luego de las internas que se registraron en la entidad. Uno de sus secretarios generales, Pablo Moyano, no comparte ciertas medidas de los otros dos referentes del gremio y por eso comenzaron los chispazos con el Gobierno de Alberto Fernández como gran eje de la discusión.

En busca de calmar las aguas y dejar en claro que nadie renunciará al gremio, el dirigente de Camioneros sostuvo que Sergio Massa, ministro de Economía, «está apretado por el desastre que dejó Macri» y que «le ha tocado una crisis económica», un discurso muy diferente al que dio hace algunas semanas atrás criticando la escalada de la inflación.

En este mismo sentido, Pablo Moyano defendió el Presupuesto 2023 que presentó el titular del Palacio de Hacienda en la Cámara de Diputados la semana pasada. Considera que con su aprobación, será un buen punto de partida para la gestión y «una vez logrado, seguramente empezará a distribuir parte de las ganancias: el dólar soja está bien, pero hay que empezar a distribuir para este lado«, deseó según NA.

¿Y el presidente?

Cabe recodar que el líder de Camioneros había dicho que «el paro de neumáticos va a ser un proto» al lado de lo que planea la CGT en su próxima medida de fuerza. De esta manera, desafió a parte del Frente de Todos y a la Secretaría de Comercio Interior, organismo al cual le ordenó que controle la inflación que está afectando al bolsillo de los trabajadores.

Ahora, tratando de ocultar parte de las internas, sostuvo que harán «todo lo posible para que el siguiente gobierno siga siendo peronista». Si de peronismo se trata, el candidato será Alberto Fernández, sobre quien afirmó que «está haciendo todo lo posible y la está tratando de remar» porque «a nadie le gusta cumplir con el Fondo Monetario Internacional (FMI), menos a un gobierno peronista».